viernes, 10 de marzo de 2017

un cuento en lengua chinanteca



Tsa jni jmi




Lengua Chinanteca


Ealɨ kö jejui pijmi etsä jne kò jejui juò i matia ö tsa iatsia jña ö tsijöa, tsiwɨ eiatsia kö là lijsɨ kö jmɨɨ tsa li tso tsami kia elikuò jmɨɨ
e ngò tsɨ tsa jòò ejä, wɨ xè yea jmi jɨa jmoò ɨ ki tsajmi ɨ.


elikuo jmii jñi, ɨ jmt tsijmi katsia jà tsajnɨ tsa la jñea, tsa tia ö tsijö, asɨà liwò ngitiää kö mati kä tà kò, ɨ tsatà lilea moa tà jña tsijö, ï tsijo tsajmi kia tsa tɨà jñi lɨɨ.

lajä tò i jma ti kua i tsajmi e rè jni maa tà tsijo, e tsa moa i tsijö tsajñi kiääjña tsa jɨɨ kuo jña. Ngà wɨ re jne i tsijö lakö tsijö jikuoa, e likuò jmɨɨ elilìa jñe jä jyɨjö tsa rea jmi jña tsa täa jmi, ejä kajua.

Yijö ¿eli juɨ lajnì täa, jña tsa kù re jni läjuɨ tsijö tsajñi kiää, jña tsa tɨ kù làjɨ etse.

Axiaa ka jmo yijöa ko i kä xea jutso ejä jua, kaä jɨ jmoo.


Hortensia Miramón Narciso


Ocurrió que en un pequeño pueblo alejado de las grandes ciudades, una pareja feliz vivía con sus dos hijos; pero como la felicidad
puede cambiar de un momento a otro, un día la mujer de aquel venturoso matrimonio enfermó y, al transcurrir algunos meses, falleció; por lo que, en ausencia de la madre, el padre se hizo cargo de los infantes.

Años después, el progenitor de los huérfanos encontró una viuda que, al igual que él, tenía un par de hijos. Al poco tiempo de hacerse novios, y una vez acordada las responsabilidades de cada quien, decidieron vivir juntos. Así, el señor, en la compañía de sus hijos, se dedicó a trabajar la tierra, en tanto que los hijos de la señora se ocupaban de estudiar.

Sin embargo, a la hora de servir los alimentos, la señora atendía con más esmero a sus hijos, descuidando a los del señor con el que había iniciado una nueva vida conyugal. No obstante que los hijos de la señora eran mejor atendidos que los de su esposo, con el paso de los meses ésta se dio cuenta que uno de los suyos se veía pálido y delgado, a lo que ella un día le preguntó:

-Hijo, ¿por qué te ves muy flaco, si tú comes mejor que los hijos de mi marido, a los cuales solamente les sirvo lo que sobra de las comidas?

Como no obtuvo respuesta de su hijo, que con desgano ignoró la pregunta de su madre, la señora cambió de actitud respecto a la atención alimenticia de la familia.

De ahí en adelante, comenzó a servir las sobras de la comida a sus hijos y, la buena, -aquella que tenía suficiente carne-, a los hijos del señor.

Sin que se lo esperase, de pronto se dio cuenta que los resultados cambiaron y, una vez que, entendió la enseñanza, dispuso una atención igual a todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario