viernes, 10 de marzo de 2017

TLAHTLAPOWALTIN CUENTOS TLEN POWI ITLAHKOTIAN VERSIoN NAHUATL ESPAÑOL3

CHOKO TLEN
OMOTEPETZAK

EL MUCHACHO QUE SE PERDIÓ ENEL CERRO

lázArO  reyes  FlOres

rAFAel  delgAdO, VerAcruz




Ome iknimeh oyahkeh onenemitoh ichin tepetl. Sen choko okiwikaya tomin wan okse amo, san okiyolchikahtiah. Niman okittakeh  okatka se tiankistli  ipan mixtli, wan miak tlakameh  okikohtoyah, michin, wan okseki tlatlamantli tlen ompa okinemakaya. Choko tlen tominyoh okilih iikni:

—Ma nikowati michin.

Niman oyahki nepa,  kanin oksekimeh tlakameh  okinittak omotlakowihtokah. Yen choko tlen amitla tomin okiwikatoka, okittak kenik opehki pohpoliwi tiankistli  wan mixtli iknochi iikni.

Opehki kitzahtzilia  iikni,  amo kanah  okahsik,  wan kemin amikah okittak,  miak omotekipacho wan omochokili. Satepan ichan oyahki, omoteilwi innawak itahtzin wan inantzin  okinili:

—Onikpolo noknitzin,  amo  onikittak   kanin  omokah,  noso  akin okiwikak.

Itah  iwan iyolikniwan okahwakeh  wan okinekiaya  kikaltzakuaskeh nepa teilpiloyan.  Ihkuak okitlapohpolwihkeh. Omotlahtlanitoh inawak sen tlachixki ma kinmelawili tlenon  okichiwaskiah, yehwan amo okimatiaya tlekan ihkon omochihtoyah, tlachixki okinilih:

—Mopilton omotepetzak, kihtowah sehsen xiwitl ihkon tlamochiwa, tlahko  tonalli. Axan san ximochiakah  okse xiwitl tepetl  motlapos, wan ompa xikchiatih anmoyolikni, wan oksepa ankittaskeh, xikwalikakah, tlamo ompa mokawas nochipa tepetzaktos.
Wan  ihkon   opanok   se  xiwitl,   iikni   okichiato   kanin   omixpolo. Kemin  okihto  tlachixki,  yineli  tepetl  omotlapo  wan ompa okittak






Había una vez dos hermanos que se fueron a pasear a un cerro, uno de ellos llevaba dinero y el otro  no, solo lo acompañaba.  Llegaron a la cima de la montaña  que estaba como entre  nubes y ahí encon- traron  un mercado en donde se vendía pescado y otras cosas. Varias personas estaban comprando. El muchacho que llevaba dinero le dijo a su hermano:
—Voy a comprar pescado.

De inmediato fue a hacer sus compras. Al cabo de un rato vio cómo comenzó a desvanecerse el mercado junto con su hermano en medio de esas nubes.
Él comenzó a gritarle y lo buscó por todo el lugar. Al no encontrarlo se desesperó, empezó a llorar y regresó a su casa entristecido, para contarles a sus padres lo que había pasado. Les dijo:

—Mi hermanito  se perdió en el cerro y no vi donde se fue, o quién se lo llevó.

Sus padres y hermanos lo regañaron,  sólo por eso lo querían meter a la cárcel, porque no cuidó a su hermano, pero al final lo perdonaron. Fueron a consultar al consejero del pueblo, porque ellos no se expli- caban lo que había pasado allá en el cerro y necesitaban  que alguien les aclarara el problema. Él les dijo:
—El hijo de ustedes  se quedó atrapado  en el cerro porque hay un encantamiento. Cada año se abre exactamente  a mediodía, por eso ustedes deben ir a ese cerro el año próximo para que puedan rescatar a su hijo. Si no van pueden perder a su familiar para siempre, porque el cerro nunca lo va a soltar, asi que vayan a traerlo.




omotlakowihtoya iikni. Niman ipan otzikuinki  wan okiwilanki, ayakmo okikawili ma kitlanamakiltikah, opehki motlatzahtzilia iikni okili:

—Tlekan tichoka? Yeh okinankili:
—Teh otimixpoloh yise xiwitl, wan otimitztemohtoyah nochtin  tlen ompa kalihtik tikateh, axkan ma tiyakah tochan ompa ximosewiti.

Oahsitoh  inchan,   ompa  okinchixtoyah   intahtzin  wan  inantzin. Yehwan miak omopakiltihkeh,  ihkuak okinittakeh inkonewah.

Ihkon ayakmo kemanian okinkawilihkeh inselti ma yakah tepetl.



Dejaron pasar un año, y al llegar la fecha, su hermano fue a esperarlo al mismo lugar en que se perdió un año atrás.  Volvió a ver la misma escena, tal y como se los dijo el consejero. En ese instante jaló a su hermano fuertemente para que ya no le vendieran  nada, comenzó a rezar y a platicar con su hermano, y éste le preguntó:

— ¿Por qué estas triste? Él contestó:
—Tú estuviste  perdido un año y estuvimos preocupados por que no sabíamos donde estabas,  pero ya que te encontramos,  vamos a casa para que descanses.
Cuando llegaron a casa, sus padres, hermanos y amigos se alegraron mu- cho. Y desde entonces ya no les permiten que vayan solos al cerro.



WITZIKITL ITEKIYO

LA MISIÓN  DEL COLIBRÍ

Eutiquio  JERónimo  sánchEz


rAFAel  delgAdO, VerAcruz




Yikemanian nokohkoltzin  onechpowili se tlahtolli tlen  yiwehkikan otlamochi. Totahtzin okinnahnawatih sekimeh tlanemitiltin ma kipalewikah kox welitis moyolitiskeh  tlakameh  nikan  tlaltikpaktli. Achtopan okititlanki  sen tosantli, ihkón okili:

—Xitlachiati wan nimantzin techiliki kox kualtis chanchiwaskeh tlakameh ompa tlaltikpaktli.

Tlen  axan   itoka   tosantli  otemotikiski   nikan   tlaltikpaktli  wan okittak tlakualtzinkah, tlalihtik  omawilti, wan okilkah kixpantilitin Totahtzin. Ikinon tosantin nochipan chanchiwah tlalihtik.

Kemin  tosantin amo omokopato,  niman  okititlanki  sen  tzohpilotl ma tlachiati, nihki  ihkon  okichi,  yeh  omayantiwalaya  wan ikinon opehki kinkua nochtin tekuanimeh  tlen yomihmikkeh. Ikinon axkan tzohpilomeh  nochipan kikuah nakapalanki.

Satepan okiwaltitlanki  sen witzikitl, inon tototzin kema okichi tlen Totahtzin okinawatih.  Otlachiato nepa tlaltikpaktli wan okittak nowian  tlakualkantika kanpa  moyolitiskeh  nochtin  tlakah,  niman okixpantilito  Totahtzin nochi tlen okittak.  Yehwatzin okili:

—Teh otechwelkakilih  tlen onimitznawatih, axkan tikchichinas xochitl itzopelikyoh,  ihkon ika tiyoltos.
Kihtowah tetahmeh, ihkuak  owaltemok, iihwiyoh okichapantiwala, ikinon   witzikimeh   amo   miak   ihwiyohkeh.    Axkan   witzikimeh tikinittah nochipan  pahpatlantinemih sankuinali.  Totahtzin nihki omotlasohkamah ikinon kualtzin  ihwiyoh okikemtilih.



En una ocasión mi abuelo me dijo que cuando se hicieron las cosas aquí en la Tierra, el Sol pidió ayuda a algunos  animales para que vinieran a verla antes  de mandar a los hombres a que la habitaran. Primero mandó a una tuza diciéndole:

—Vé a ver como es la Tierra, y me vienes a avisar si es que los hom- bres pueden habitarla.

La tuza obedeció el mandato, pero al ver tan bonito el lugar, se que- dó a jugar dentro  de la tierra y se le olvidó llevar la noticia ante  el padre Sol, por eso ahora está siempre dentro de ella.

Después envió al zopilote y éste lo primero que encontró fueron ani- males muertos en descomposición y como venía con mucha hambre se pusó a comer, olvidándose del mandato.  Desde entonces los zopi- lotes comen carne putrefacta.

Por último, tocó el turno al colibrí, éste vino y volvió inmediatamen- te ante Él para contarle todos los pormenores de su investigación.  El colibrí sí cumplió con el mandato,  entonces el padre Sol le dijo:

—Como tú me obedeciste, tu alimento será el néctar de las flores.

Dicen que para cumplir esta encomienda tuvo que viajar tan rápido, que se le desprendieron  algunas plumas de su cuerpo. Ahora vemos que el colibrí vuela velozmente,  además de que fue premiado con plumas muy finas para compensarle las que perdió.





TAKOH AMO
TLAWELKAKINI

LA NIÑA DESOBEDIENTE


Ramón  tEpolE  gonzálEz


zongolica, VERacRuz




Okatka   se   takohtzin   tlen   amo   okinwelkakiaya,   itahtzin  wan inantzin, tlalia itlah  okinawatiaya  yeh san otlananankiliaya, nihki okipaktiaya  kinmohmotlas  yolkatzitzinteh wan nochi tlatoktli amo okiwelittaya.  Se teotlakan  inantzin  okinawati  ma tlioya,  takohtzin amo otlawelkak  wan oyahki kahwentla.  Ahsito ikxitlan  se kuawitl kanin se tototzin otzopontoka, niman okololoh miak tetl wan opehki kimohmotla.  Inon  tototzin  nikan  nepan  otzihtzikuiniaya  ihkuak takoh okimohmotlaya.

Kemin okachi miak okimohmotlaya, tototl sanelihki wel weyi omoskaltih kanpa okipanowito takohtzin itlakayo; ompa keman takohtzin  melahkayopan   omomohti,  okittak   kenemin  inon  weyi tototl omahastlapoh,  okikitzki wan wehkapan okiwikatewak. Takoh, otzahtzitiyah wan inawak tototl omotlatlahti:

—¡Techtlapohpolwi !, ¡ Techtlapohpolwi ! ¡ Ayakmo niyetos nixpetoktli

Tototl okinankili:

—Neh  amo   kualtis   nimitztlapohpolwis,    onechtitlanki  Tlalokan
Nantli, wan yeh iniwian tlanawatis  kox mitz tlapohpolwis.

Tototl omihyokah wan takohtzin okachi omochokilihtiyah wehkapantika.

Takohtzin okittak  itlahkotian tepetl  okatka  se weyi ostoktli,  ompa okalakito  inon  tototl. Niman takohtzin  okittak   chichilewatok  se tlawiltzintli  kanin tototl okikahka.  Takohtzin oksehpa omochokilih wan okiwalihto:

—¡Techtlapohpolwi!, ¡Techtlapohpolwi! ¡Ayakmo nixolopehkisas!





Había una vez una niña que siempre desobedecía a sus padres, cuan- do le ordenaban  algo rezongaba  y se la pasaba maltratando a las plantas y animales.

Una tarde,  como siempre lo hacía, salió corriendo al cafetal porque su madre le había ordenado deshojar mazorcas y desgranar.

Llegó al pie de un árbol en donde se encontraba  un pajarillo. Ella tomó unas piedras y comenzó a arrojárselas.  Para su sorpresa, cada vez que las piedras eran lanzadas solamente rebotaban en las ramas, ya que el avecilla saltaba de un lado a otro.

La niña seguía aventándole  piedras, de repente  vió como el ave cre- cía desmesuradamente, llegando a tener el doble del tamaño de ella. Entonces sí se asustó mucho y todavía más, cuando vio que el pájaro abrió sus alas y en un movimiento rápido la agarró, llevándosela por el aire. Ella comenzó a gritar, y llorando le dijo.

—¡Perdóname! ¡No volveré a molestarte! El pájaro le contestó:
—Yo no puedo perdonarte, soy el mensajero de la madre tierra,  ella te dirá si mereces el perdón.

El pájaro guardó silencio, mientras la niña seguía llorando.

La niña vió desde lo alto una cueva en la medianía de la montaña, donde entró  el gigantesco  pájaro junto con ella. En el fondo de la cueva, donde el ave la soltó, distinguió una lucecita roja y al momen- to la niña volvió a gritar.

—¡Perdóname!, ¡no volveré a ofenderte!




Tlalokan Nantli, chikawak omotlahtolti:

—¡Ximihyokawa! Teh amo kuali titekone, wan amo kuali titeyolikni. Tlalia  nikan  nepan   titlatzonteki,  titlamiktia   wan  san  tlen   amo kuali tikchiwa,  tikinixkomaka  wan tikinpihpinatia monantzin  wan motahtzin,  nihki  techyolmiktia   wan  nikitta   amo  tiktlasohkamati tlen niktemaka  kanpa nochtin  moyolitiskeh.

Takohtzin san otlakaktoka  wan Tlalokan Nantli okilih:

—Tlalia melahkayopan  tiyeknemis  nikan tlaltikpaktli, mochan nimitzkawati.
Takoh otlanankili:

—¡Kema! ¡techkawa! Wan tikittas  kenemin nikpatlas  nonemilis. Niman Tlalokan Nantli, tototl okinawatih:
—Ichan xikawati inin takoh.

Tototl opatlantikiski wan okiwikak takohtzin. Ompa wehkapan okilihtiyah:

—Xikitta tlen kualtzin totlaltikpak nochi tlaselistok,  amitla techpolowa,    walewa    yehwan    tlakameh,     nochi    kihtlakowah, moneki   kipatlaskeh    intlayehyekol.   Ikinon   moneki   tiyeknemis wan tikintlatlalwis okseki moyolikniwah kenemin kimalwiskeh totlaltikpak kanpa amo okachi ihtlakawis. Takohtzin oahsito ichan, kanin inantzin  okichixtoka.  Takohtzin okinapaloh wan okilli:

—¡Techtlapohpolwi nonantzin! Axan nimitzmolwilia melahkayopan nikpatlas notlayehyekol, tlalokan nantli onechkawilih ma ok niyolto wan tikittas  amo nimitzkahkayawas.
Inantzin  amo okahsikamah  tlen  itakoh  okikakiti  san okittak  inon tonalli okipatlak inemilis.




En seguida se oyó una voz que en forma enérgica le dijo:

—¡Silencio! Tú has sido una  mala hija y una  mala amiga. No has entendido  que todo lo que hagas mal en la vida, afecta a tus padres, hermanos  y amigos; además,  a mí también  me lastimas  porque yo doy todo lo necesario para que vivan tú y los demás seres del mundo. La niña permaneció en silencio y la madre tierra le dijo:

—Te dejaré  permanecer  aquí en  la Tierra, si prometes  cambiar tu forma de ser.

Ella contestó:

—Lo juro, déjame demostrarlo madre, de hoy en adelante seré respe- tuosa de toda la naturaleza  y obediente ante mis padres.

Fue entonces cuando la madre tierra ordenó al pájaro:

—Llévala a su casa.

El gigantesco pájaro emprendió el viaje de regreso y en pleno vuelo dijo a la niña:

—Mira que bonito  es el mundo,  todo  en la naturaleza  está  equili- brado, nada sobra y nada falta, pero el hombre no lo entiende  así y poco a poco destruye su propio hogar. Tu deber es cambiar tu forma de pensar y actuar,  además convencer a otros para que cuiden a la madre tierra.  Llegó hasta la cercanía de la casa de la niña  y la bajó suavemente,  ella corrió a su casa, vió a su mamá que lloraba y la abrazó diciéndole:

—¡Perdóname mamita! Te prometo  que voy a cambiar, he recibido otra oportunidad  de la madre tierra,  ya verás que no los defraudaré.
Su mamá no comprendió al momento lo que su hija le dijo, pero a partir de ese día, todo cambió en ella.






 

No hay comentarios:

Publicar un comentario