viernes, 10 de marzo de 2017

poema Entre oros y espejos Jorge Miguel Cocom Pech



Ti’a’al in yum J-Miguel Cocom Vivas


A  petición   de   la   Academia   Veracruzana   de   las   Lenguas
Indígenas el poema Entre oros y espejos, fue escrito con motivo
de la Conmemoración del Encuentro entre los embajadores de Moctezuma Xoyocotzin y Hernán Cortés en Cempoala, Veracruz. Este acontecimiento ocurrió en las primeras décadas del siglo XVI en el da inicia la conquista española. En esa reunión, seguramente pactada con antelación, los enviados de Moctezuma hicieron entrega a Cortés de los regalos que el tlatoani mexica enviaba al capitán general de los españoles.



Jorge Miguel Cocom Pech




Ma’ táalen in wil u k’uubu’ k’ank’an yéetel ya’ax túunicho’ob tu yóolal u súutul túusil, ti’ tu pi’ záas éets’.
Wa in k’a’at’ in wíilkimba
je u páajtale in béetik, ken in po’ik in wíiche’
yéetel u ja’i in wáayako’obe’.


Wáayak’o’obe’ ma’ tu túuso’ob.
Péek almat’anil ku man ich u búulul kuxtal.
Lak’int wíimbailo’ob yéetel t’annilo’obe’ ma’ suk u táalo’ob. wáayil  ku súuto’ob ti’ áak’abe’
ichil u lóobil ti’ k-k’alay
sansamal ku jantab tumen ba’ ku túusul.

Ma’ kin tal i wil un k’ubu u bó’otlil
yéetel u  chúupil in k’abo’ol ich k’uo’ob yéetel nikteilo’ob.
U kuxtal yíichil mejentak kul cheo’ob yéetel u bóokil xiuo’ob yéetel u wíimbalil póome’
yéetel u jul boxel chi kíibok nikteilo’ob ma’ u náajalil k’íik’unta’an a k’abo’ob
mix ti’ a wích ku k’as póochitik u chakbak’el in Lu’um.


Ma’, m’a táalen in wil u k’uubuj ko’ojtúunich yéetel u jats’uts’il túunicho’ob.
U kí kí táakumbil táakin ti’ wíinike’
ma’ ti’a’an ti’ ba’ax ku yéesik u k’abo’ob,
ti’a’an ti ba’ax ku tá’akik tu puk’sí’ik’ale ti’a’al u la’ maak kí kí ba’aj ko’oj yan tu yuts’ilil
táak ajna’at’, nóok’ u yuts’il.
Ma’, ma’ táalen ti’a’al in wílik bix u k’ubuj in noj lu’umil tu yóolal u k’exe yéetel k’uj, poolbi che’, yéetel k’atab
che’o’ob
tusbil k’as túukul
pa’at ti’a’al u okaltaaj naychalak yéetel uts’ u pixán máakoo’ob tu yóolal K’uo’ob yéetel ajk’ino’ob
jo’olje’ak, je bix bejlae’
ku óokol lúusko’ob u chun u chíikulil.


Kin tal yéetel in pixané, chúupa’an yéetel in k’uxil yéetel tie’ múuch’tal ots’ilil paalits’ilo’ob
u chíibalo’ob sájkil
páalil méejeno’ob ti’ sájkil yéetel u paalits’il bailili’e je túune’
kin wílik in k’abo’ob ku chichtubao’ob yéetel u jalkabil in pixané
ku líik’il ti’a’al u k’am u yaalkab paach a ts’util táaka’an ich a ch’ench’enki
chen ba’aj sí’an tumen in Jala’ach Wíinike’
ku tsa’ik ka u yóojel ti’ te jat chan mukuk tem, tu’ux ka táakik a ts’util.

Wayé yéetel bejlae’,
ich ma’ u k’aoltaj in wíinklil, chen juntenil ich u la’ máako’ob
kin tal ti’a’al ma’ u k’as túusen u néenil a tus t’aanil
kin tal yentanbaja’anen yéetel in chíimailo’ob beixan yéetel in éek túunich xotobo’ob
chímailo’ob ti’a’al ma’ u okskubaj u k’as a póochil ku táakubao’ob ich u éek’il u pix a máaskab wíinklil
beixan  ich  a  nook  aj  k’in
x-m’a wáayile’.
Ma’, ma’ tu páajtal in béetik u sajkij Jala’ach Wíinike’
ku kex satkecho’ob ich K’u’o’ob
k’uo’ob ku seebchijt’ano’on u ti’a’al k-oksik ich k-pixane’, u seeb suutul u tsolk’ino’ob beixán u makts’ilo’ob
ik’il ich u tich’il kimsaj máako’ob


k’asbi jajk’un t’aan k’axa’anbi ich ba’aj ma’ páatali ti’
oksaj óolal
jo’olje’ak, je bix bejlae’,
ku ts’íitaj yéetel k’ik’el, k’ank’an táak’in yéetel néenilo’ob, u chíikul pets’kab lóoxil ma’ tu xúulul.

Aj ts’íib J-Jorge Miguel Cocom Pech



Tu káajil Cempoala, Ver, tu láajka k’inil tu ja’abil 2008

ENTRE OROS Y ESPEJOS




A mi padre don Miguel Cocom Vivas


A  petición   de   la   Academia   Veracruzana   de   las   Lenguas
Indígenas el poema Entre oros y espejos, fue escrito con motivo
de la Conmemoración del Encuentro entre los embajadores de Moctezuma Xoyocotzin y Hernán Cortés en Cempoala, Veracruz. Este acontecimiento ocurrió en las primeras décadas del siglo XVI en el da inicia la conquista española. En esa reunión, seguramente pactada con antelación, los enviados de Moctezuma hicieron entrega a Cortés de los regalos que el tlatoani mexica enviaba al capitán general de los españoles.



Jorge Miguel Cocom Pech




No vengo a presenciar la entrega de oros y jades, a cambio del hechizo radiante del engaño.
Si quiero mirar mi rostro,
¡básteme lavarme la cara con el agua de mis sueños!.


Los sueños no mienten.
Son el código fugaz de un torrente de vida. Visitas esporádicas de imágenes y voces, espectros que vuelven por las noches
entre la espesa lobreguez de la memoria carcomida a diario por el olvido.

No vengo a presenciar la entrega del tributo con las manos llenas de plumas y flores.
Que los ojos vivos de mis arbustos y hierbas olorosas, que la voluta de copal
y la sarta de pétalos con perfume,
no la merecen tus manos ensangrentadas,
ni tus ojos que codician con morbo los muslos de mi Tierra.


No, no vengo a presenciar la entrega de alhajas y piedras preciosas.

Que el tesoro más estimado de un hombre, no está en lo que muestran sus manos,
sino en lo que atesora su corazón dispuesto para otros, joyel elocuente de su nobleza,
atuendo discreto de su virtud.


No, no vengo a presidir la entrega de mi patria, a cambio de ídolos y cruces,
artificio de la astucia,
invento para el atraco a incautos y débiles de espíritu, a quienes Dioses y sacerdotes,
ayer como hoy,
la despojan de su identidad originaria.


Vengo con el alma henchida de coraje,
y entre esta multitud de vasallos de la resignación, entenados del miedo,
hijos legítimos de la cobardía y la servidumbre en
todos los tiempos,
he aquí
que mis manos se endurecen y mi espíritu irredento se prepara para recibir el acoso de tu avaricia,
oculta en tu silencio,
en tanto que los obsequios de mi señor Tlatoani, alertan a los rotos bolsillos de tu insaciable codicia.

Hoy y aquí,
desde mi anónima presencia, una más entre otras,
vengo dispuesto a resistir el espejismo de tus promesas, armado con el baluarte de mis rodelas y mis

escudo a tus pretensiones

cuchillos de obsidiana
que se esconden en la turbiedad de tu yelmo,
y de tu toga franciscana.


No, no puedo ser el embajador del cobarde que te confunde con los dioses,
deidades que nos prometieron el retorno de sus calendarios y milagrerías,
mientras que en ceremonias de sacrificio, despiadado testimonio de atadura inútil a creencias,
ayer como hoy,
se escribe con sangre, oros y espejos
el código opresor de la conquista que aún no termina.



Cempoala, Ver., a 12 de diciembre de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario