Google+ Followers

viernes, 10 de marzo de 2017

leyenda totonaca de la vainilla



Staku  puntsitsa  nak  kapekga




Lengua Totonaca
Makgan kilhtamakú akxni xmapakgsinán xli kilhaktutu TENISTLE, chatúm xpuskát lakgawa skgata, tsumát ixwanit, mapakuwiká STAKU-PUNTSITSÁ.

Lu slan latá aktsú xwanít, asta listakkgolh, Staku-puntsitsa, niti tiku xlichani, xlislan latá tiku xtalamana nak pulataman, wa cho limakamastaka xmakgtakgalhná tachanán, kaslancho cho liwa, xmapakuwikán Tonakayowa.

Milh kilhtamaku amá slan tsumát alh nak pulakgachixkuwín linilh xanat amá makgtakgalhná, akxni xtaxtumá manokglhokgka, pi lipataxtuchá chatúm lhan   kgawasa xtapakuwiy SKGATA-JUKI, cho akxni akxilhi amá tsumát, snun lakgatilh, tunkun xtatawalaputun latá akxilhli.

Titaxtulh kilhtamaku amá Skgata-juki latá paxkilh, Staku-puntsitsá, matsalilh xlakata niná makgamakglhtiy xnalhatne cho kura, amá kgawasa xkatsiy pi lu snun xlinwankán, xlakata ninakatakgaskan matsa lilh nak lanka kakiwín.

Nix   alichan   niku   xtacha̛ mputun,   xlakata   natatsekgóy,   nak kalixkajnit tiji, katuwa xa̛ nan, tatanokglhkgólh tantúm lanka wan a̛ kapaxtokglhe ni kamaxkilh talakaskin natitastukgóy, taspitkgólh, amá wana xlikilhtaxtuy lhkuyat, wa cho litaspitkgolh antá niku cho xkakgalhimá kura xla sikulan Tonakayowá, snun xsitsimakgólh xpalaka kgawasa akglhpakgosle talakgachixkuwín, cho amá xtala tsumát Staku-puntsitsá tun kun pixkalh, xkgalhijku xkgalhni Skgata- Juki, latá snun sitsimá, na pixkgalh xtala tsumát. Cho alistan laktsu- laktsu  kalakkamilh,  kamaxtunilh  ixnaku,  lakgawaliká  sikulan, akxni  cho  talhawakgolh  amá  lipiku  taskujut  alakatanu  ankgólh xtala Staku-Puntsitsa cho kura.

Alistalh kilhtamakú latá tuku takgspululh amá kgawasa cho tsumát antá niku kamakgniká xmajku xkgalhnikán xtaskakmaná tachanán, alh kilhtamaku pulhli kgantum kiwi nikumá ni xtalakgapas, cho stantún na lakgawa kgantum mayak, nikumá tsukulh aksiwiyawalh amá kiwi, cho umá xakgán slan maskgakgelh amá kamayakne, lu slan xanalh, lu snun mamuksunilh, cho lachiyu maklakaskinkán niku kaxlawakán kaxlancho xatalakxlan.

La leyenda de la vainilla




En la época del rey Teniztle III de la dinastía totonaca, una de sus esposas dio a luz a una niña que recibió el nombre Tzacopontzitza,
Lucero del Alba.


Desde la niñez hasta su juventud, Lucero del alba, dotada de una incomparable belleza, poco frecuente en el reino, fue consagrada a Totonacayohua, diosa cuidadora de la siembra, el pan y los alimentos.

Cierto día que Lucero del alba iba al templo a ofrecer flores a la diosa, si que se diera cuenta, pese a que siempre era custodiada por sus padres y sacerdotes, fue vista por Zkata-oxga, Joven venado, apuesto príncipe que, sin proponérselo, quedó completamente enamorado de la joven.

Días después de que Zkata-oxga, Joven venado, fuera seducido por Lucero del alba, y aún teniendo conocimiento de que la joven estaba prohibida, el príncipe tuvo el atrevimiento de raptarla y, para no ser hallado por el padre de la joven princesa, huyó precipitadamente en la compañía de su amada hacia las montañas.

No bien habían llegado al sitio previsto por el príncipe para guarecerse con la princesa, por el camino escabroso y lleno de obstáculos, se encontraron con un monstruo que, mientras les impedía el paso, al bufar despedía fuego desde su enorme hocico, lo que obligó a los fugitivos a retroceder en donde, sin advertirlo, eran  esperados  por  los  sacerdotes  de  la  diosa  Totonacayohua que, molestos y a disgusto por la osadía del príncipe, éste fue, de inmediato, degollado por el hermano de Lucero del alba quien, aún con la sangre de Zkata-oxga, cegado por la furia, cercenó la cabeza de su hermana. Una vez concluido este sacrificio aterrador, las  extremidades  de  los  príncipes  fueron  mutilados;  instantes

después, extraídos sus corazones que fueron ofrecidos a la diosa y, una vez que los restos de los cuerpos fueron colocados en un altar, el hermano de la princesa y los sacerdotes que lo acompañaban, desaparecieron del sitio de inmolación de Joven venado y Lucero del alba.

Días después de haber ocurrido aquel salvaje acontecimiento que diera fin con la vida de los príncipes, en ese mismo lugar, -aún con el rastro de la sangre de los inmolados que secaron las plantas que originalmente crecían en el sitio-, pasado un tiempo, nació un árbol jamás visto en la comarca y, al pie de esa enorme planta, surgió una enredadera que, al enmarañarse amorosamente en el tronco y ramas del árbol, ésta lo cubrió con su abundante follaje y, a su vez, delicadamente esparciendo el néctar de sus flores, lo perfumaba con la extravagancia seductora de sus aromas que hoy, convertida en exquisita esencia, es indispensable en el gusto y sabor de la repostería universal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares