Google+ Followers

viernes, 10 de marzo de 2017

cuento totonaca La marta y la señora



Xtawakgwa chu puskát




Lengua Totonaca



Ana nak kimpulataman puksnankiwi, ixtlawamacha kata 1980, chatúm puskát ixtamaxtakgnit xakstú nak ixchik makgtúm katsisní,
amá puskát itlhtatamajá nak ixputama, akxni liwan tsitsa ix wanít kgaxmatlhi xlaka nak ix’akgan kiwi chu nak ixchik katuwá tu tsukulh makaksanán, latá amá nitú kaso, tlhawalh chu tamapá. Alistán kgaxmatpá xlakata tsukupá makaksanán, lawpuwa chunu xlakata ix mistun a ma ix lawaka nak kiwi.



Alixkgakga nawan, tsukupa makajsanan chu amá jikuankgol, takilhkgalakgalh ix talakgapasnin chu kawanilh tu xla ixpaxtokgma,
jaé̛

tatamakxtumikgólh  chu  tá a̛ lh  talakan  nak  ama  chiki,  chu
táa̛ kxilhli  xlakata  nak  ix a̛ kgan  amá  kiwi  ix  lawaka  tantúm
kitsistanká la lanka lapanit. Amá ixtalakgapasnin puskát talitalalh
litalatni kan la makgchaxan chu tamakgosli tamachá nak katiyatni chu taa̛ kxilhpa puwanka xlakata ixninitá chu tamakgxtakglhi.



Amá   tachixkuwit   nemá   ixtaa̛ nit   tamakgní   amá   kitsistanká taa̛ nkgólh ix chikkan. Akxni xkgakgachá amá puskát alh lakaan latá nixtamanitanchá amá kitsistanká akxilhli xlakata ni̛ixninit, ixwintlijma chu ixlakgxtajma ixlakgastapu, amá puskát lakgkatsalh amá kitsistanká nachuná jikuampá, matiyinalh chatum tatita chu takgalhchiwinalh  la tu ixpaxtokgnit, chu wanika puskát xlakata amá kitsistanká wanikán xtawakgwa.

Alistán kamakatsinikgokga tachixkuwit xlakata amá xtawakgma kamama, nitunkán nilh tsuku kgalhwanán mat chu limakamilh kintikukán xlakata makgxtakgajní. Chu pala ti̛amá kgalwanán, ixliwa xtawakgwa, akxni akchantawakaní ixlinin makgxtakgajnikán snun chu nipala laa̛ ma kitsistanká.

La marta y la señora





Allá por el año de 1980 en el pueblo de mis orígenes, vivía una señora que sus familiares habían dejado sola. Una noche cuando
estaba dormida, súbitamente despertó sobresaltada. Extraños ruidos sobre el techo de su casa y, por momentos, en un árbol contiguo a su vivienda la habían despertado; pero como no volvió a oír esa bulla, mientras permanecía despierta, regresó a la cama.



No bien había comenzado a descansar cuando volvió a ser despertada por los ruidos que antes la habían puesto de pie. Así, en tanto estaba quieta, en espera de oír nuevamente el escándalo, pasó momentos de angustia; sin embargo, después de una larga espera y al no escuchar de nuevo ese enigmático bullicio que la desvelaba, la señora decidió salir al patio de su casa con el propósito de localizar el lugar de donde procedía el misterioso estruendo, pero como no halló nada,  se conformó con aceptar que, tal vez, los ruidos eran producidos por gatos en celo quienes, persiguiéndose, saltaban del techo de su casa al árbol vecino. En fin, luego de envolverse con una sábana fría, optó por dormir.

De madrugada, casi amaneciendo, un rugido intenso la levantó horrorizada. Si más averiguaciones, sacudiéndose el miedo, corrió a casa de sus familiares para pedir auxilio. De inmediato, aún con las ropas de descanso, armados de machetes, escopetas, lámparas y   antorchas, sus parientes se enfilaron rumbo al domicilio de la señora. A su paso por las calles, soltando un griterío sin control, ese pequeño grupo de parientes en desvelo, era perseguido por el aúllo de perros que, sin proponérselo, despertaban a sus dueños, disgustados por ignorar a qué se debía ese extraño alboroto ensordecedor.

Una vez que llegaron al patio que antecede la puerta principal de la casa, organizados en parejas, decidieron hurgar con luces de lámparas y  antorchas, que traían en las manos temblorosas, todos los rincones cercanos a la vivienda.

En tanto iban y venían, entre la luz y la lobreguez del enorme patio, sin hallar nada, inusitadamente oyeron unos disparos y el golpe de un objeto que se había aporreado en el suelo. De inmediato, todos se acercaron a mirar qué bulto o cuerpo  se trataba.

Al lado de una ventana, debajo del árbol frondoso aledaño a la casa, yacía sangrante y delirando un extraño animal parecido a un felino que los lugareños pensaban extinto. Se trataba, según dijo un anciano de la comunidad El Cedro, de la Marta; asimismo, el hombre hizo saber que es un animal de mucha resistencia, ya que al sentirse herido empieza a convulsionarse y a gemir de dolor; al mismo tiempo, el anciano advirtió que, la persona que comiera o probara la carne del animal, sufrirá las mismas consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares