Google+ Followers

viernes, 10 de marzo de 2017

cuento pesadilla en nahuatl



Moisés Bautista Revilla
Lengua  Náhuatl


Onoya se choolintzin yeh Pepeh katka motokawiaya poxsan kiixitaya tzikameh; nochipa kitemowaya kan mopotzayah inimeh
tepa’  tzikatzitzin  iwan  kikalxitinaya  kansan  makisakan,  kua’
kisákehya kixaxakualowaya iga iyikxi.


Pan se yowal kua’ tawel kochtoya, kitemiktoya iga ahachi mochihtiaya ken se tepa’ tzikatzin. Kena kitemoh se tzika xapo’ iwan pewa’ kala’, áchisan alín kala’ masi’ iwan se yo’chi itoka’ sitalin. Motatapowihkeh, kena ihkon moteikninmatikeh.

Ompa kan mahasikeh, Sitalin kinaktih    Pepeh mapanokan ichantzin.

Yowalti’san kua’tanesi’, atitoyah Pepeh iwan Sitalin, ompa asiko se yolkatzin kimatiltiko Pepeh iga pan kalten xapo’ ono’ se choolintzin nemi kikalxitina Sitalin; sitalin kena kiihlih pepeh iga makisa nimanin. Pepeh noktasan kistewa’ iwan momanawih e’ sitalin ompa ihiyo tami’.

Kua’ isatewa’ Pepeh pan ikochtemikilis iwan kimati’ iga sitalin poliwi’, moknomati’ iwan moihtoh.

¡Tetah  nikchihto!.  ¿Ke’yatah  an  tzikameh  Nikmihmiktih  kua’
nikalxitina’?


Pesadilla




Moisés Bautista Revilla




Hubo una vez un niño llamado Pepe que aborrecía a las hormigas;
aunque  estos  pequeños  insectos  no  le  habían  causado  molestia
alguna, siempre que estaba cerca de un hormiguero buscaba la manera de aplastarlo.

Cierta noche mientras felizmente dormía, soñó que se transformaba en un diminuto animal.  Cuando de pronto, con su nueva envoltura, quiso entrar en un orificio, se encontró con un insecto que respondía al nombre de Estrella. Así, después de una amena plática, no tardaron de convertirse en amigos.

Más tarde de ese encuentro casual, Estrella invitó a Pepe a pasar a su guarida.

Al día siguiente, mientras Pepe y Estrella desayunaban, otro minúsculo animal avisó a Pepe que un niño estaba aplastando el hormiguero morada de su amiga Estrella; ésta, a su vez, le pidió a Pepe que saliera de inmediato del lugar. Pepe, sin pensarlo más, salió y se puso a salvo; en cambio, su amiga Estrella, no corrió la misma suerte.

Cuando Pepe despertó de esa angustiante pesadilla, y supo de la muerte de Estrella, exclamó para si.

-¡Oh! No. ¿Cuántos  muertos habré  causado  al destruir  muchos hormigueros?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares