viernes, 10 de marzo de 2017

cuento chinanteco morir en un dia cualquiera



Tsa jö jmɨɨ lɨ wɨ jmɨɨ



Lengua Chinanteca


Kowɨ ko jñi’nɨ, ïjmaa kua já kuojui, jótsia’, señi jña tiha’ jä señimi’
kalɨɨ jni. Tsa kuijɨɨ jñini’ ejuaa chikö e iatsɨa tsa ngɨ ojui; ï, juaa xaa
jiïa ejna kaa, komati chea jñinò i jä ka tsaa ja tsi tsa tä chì.


Köla, i jmatia jtia chaa ju, ka che jñi’ño jä juaa liya’ jnia lajɨt’. jä tsia señimi’.

Liya`jño, ¿tsa jñä ina? Jä juaa señimi’


Asiaa, asiaa tsa majñi’ jna. Asiaa lijno eku ila’


Ï ñino, ja’kuo mɨjä sï’ la’ jla wɨ ja’ kuä ñingo, kea ju: ejxɨa eliki ilä  ejna jni la ijno eku e tsa chijnɨ jnɨ. Axiaa -ngɨɨ señimi. La lä xea chɨɨ.
Jñi’nɨki, tsa jma taa jna. Axiaa kuɨjna tsia jñino’ jajɨ jmɨɨ kuoa ekuuůů ejmajnetajä kua juɨ, axia jmö kɨ.

tsiwɨ tsa jöjni ka jua jñinò tsìa señimi


Eetsö juaa tsijui lajä chējnilä. Joo le jñiño jojma juaa.
Tsa iatsi jna ngi ila gni jni jua chaa tsa ngɨa jni jmi saalɨɨ likuɨ jni uñɨ ekū jmi juoo.

Jü jua señimi tsa jöjna eki jmɨɨ juo tsö, jni tsa jö jmɨɨ lɨ wɨ jmɨɨ.

Morir en un día cualquiera



Hortensia Miramón Narciso


Hubo una vez en una granja donde criaban vacas, borregos, cochinos  y  pollos,  un  puerquito  inquieto;  en  un  descuido  del
granjero, después de un par de brincos, se escapó del corral. Meneando el rabito de contento andubo horas y horas por las calles del pueblo; así, sin darse cuenta de que se había perdido, llegó al monte en donde se encontró con animales que al verlo solitario, sin más averiguaciones, le brindaron su amistad.

De repente, en medio de esa imprevista reunión, llegó un jabalí quien ceremonioso saludó a todos. Luego, dirigiéndose al puerquito, le dijo:

-Hola amigo, ¿viene a hacernos compañía? –El cerdito respondió:


-No. No. Ya me voy. Aquí, no puedo conseguir comida.


Entonces el jabalí, animal con los colmillos retorcidos por la experiencia de vivir en la espesura del bosque, aseguró:

-Aquí, si hay comida. Nosotros, te enseñaremos a conseguirla en libertad.

-No. –Contestó el puerquito. Luego, con un poco de arrogancia, alzando el hocico, gruñó:

-En mi granja, mi amo me mantiene. No paso apuros ni sé de hambres.  Todos los  días,  sin  faltar  alguno,  tengo  asegurada  la comida.

-Pero te van a matar. –Advirtió el jabalí al puerquito.

-A lo mejor si; pero tú, correrás la misma suerte.


-¡Ah!, -resopló el jabalí. Después añadió:


-Además, yo aquí, soy libre; en cambio tú, si vuelves a la granja, vivirás encerrado y, tal vez, el día que menos lo imagines, tu cuerpo acabará cociéndose en un perol y servirá para alegrar una gran fiesta.

-Si. –Confirmó el puerquito. -A mí, me matarán para una gran comilona, pero tú, morirás en un día cualquiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario