Google+ Followers

viernes, 2 de octubre de 2015

MITOS Y LEYENDAS Cerro de Guautecomaque o Cincoque Sincoque Huehuetoca



Hay leyendas que por medio de la tradición oral se han conservado hasta nuestros días; una de ellas es la del Cerro de Guautecomaque o Cincoque.
Se dice que el Cincoque es un cerro encantado, que hace muchos años era una gran ciudad rodeada de agua, la que por el mal comportamiento de su población, Dios mandó tapar con tierra.
La leyenda asegura que para que esta ciudad retorne, es necesario que un hombre dedicado a adorara Cristo, un Jueves Santo entre en una cueva que existe en la falda del cerro, luego de recorrer aproximadamente 500 metros encontrará una estatua que deberá cargar en sus hombros; pero no tiene que voltear a pesar de lo que escuche o le hagan. Si logra salir de la cueva, tiene que llevar la estatua a la iglesia y orar; entonces la ciudad aparecerá.

Hay quien afirma que los que lo han intentado, oyen ruidos de animales, gritos que los llaman y sombras que entorpecen el camino y les impiden lograr su objetivo.
Algo con lo que entretienen los abuelos a sus nietos, es la leyenda de los naguales y las brujas. El nahual es un ser demoníaco que puede transformarse en animal (burro, perro, chivo); no hace daño a los humanos, sino que roba animales o alimentos, la única forma de enfrentarlo es con una cruz de madera ante la cual el animal se convierte en hombre. Sobre las brujas, la leyenda cuenta que hace muchos años, en época de lluvia, aquéllas se reunían en el Cerro Grande, por lo que en las noches se veían muchas luces, entonces todas las madres protegían a sus hijos menores de un año ya que las brujas se los chupaban. Primero daban varias vueltas en las casas cuando todos estaban durmiendo; para evitar el ataque de estos seres se ponían una cruz de sal en la azotea, un rosario y un cuchillo. Si por casualidad la bruja pasaba volando, caería y se enterraría el cuchillo quedando muerta. Se comenta que estos seres tienen pacto con el diablo y por eso pueden transformarse.
Leyenda de la Imagen de Jesús
Esta imagen que es venerada por la mayoría de los habitantes de este municipio, es la del Padre Jesús que se encuentra en la Parroquia de San Pablo y que está catalogada como milagrosa por propios y extraños.
Según habitantes que profesan la religión católica, a finales del siglo pasado llovió durante 15 días y 15 noches y encontrándose a cargo de la parroquia y sus bienes el Padre Valente, él fue cambiado de este lugar al municipio de Zumpango e intentó llevarse la imagen, no se supo si para venderla o para depositarla en otra parroquia. Según la tradición, alrededor de las 24:00 horas que es cuando todo mundo descansa, toma la decisión de llevarse la imagen, consiguiendo un carro jalando por un tronco de muías, las introdujo al atrio y efectúo lo que ya tenía planeado y cuando subió la imagen, se asustaron las bestias y no quisieron jalar por más que les pegaban los arrieros sin obtener su objetivo. Al ver esto, el cura regresó la imagen a su lugar y pidió a los arrieros que con un serrote le cortaran la cabeza a la imagen, pero su sorpresa fue mayúscula al ver que al cortar brotaba sangre, manchando sus cuerpos y rompiendo la herramienta que utilizaron.
Al ver todo lo que les aconteció, decidieron olvidarse de sus intenciones y salir a esa hora de la parroquia y del pueblo dejando la imagen en el piso con las huellas de su maldad.
Al amanecer, el cuidador de la parroquia detectó que la puerta principal estaba abierta y al verificar se encontró con la imagen y los cortes que le hicieron en el cuello; esto lo dio a saber al pueblo y lo reunió para mostrar lo que tenía la imagen. Todavía hace algunos años se oía a los viejos que vieron los cortes, que no se pueden apreciar por la túnica que le ponen, afirman que poco a poco le fueron cerrando las heridas. Así es como lo comentan los ancianos quienes aseguran que a partir de esos acontecimientos la imagen fue más querida y venerada.
Leyenda de Tecocomoctli y del Cerro de Guatecomaque
"Cuenta Chimalpopoca que cuando los Tepanecas tomaron la Ciudad de Cuautitlán, cuando también vinieron a labrar de nuevo, plantándola de magueyes, la plaza de los Cuauhtitlaneses y a su templo prendieron fuego al tomar los Tepanecas la Ciudad de Cuauhtitlan, apoyados por los Toltitlaneses, Tepoztecas, Cuauhtlaapantlaca, Cuahuacas, Tepotzotecas, Coyotepecas, Otlazpanecas, Citlaltepecas, Tzompancas; Tollan, Apazco, Xilotepecy Chiyapan, todos estos pueblos se dicen Tepanecas.
Al ser tomada la Ciudad de Cuauhtitlan se hicieron muchos prisioneros que fueron llevados a Azcapotzalco, mataron a muchos Cuauhtitlaneses y de los que no murieron, muchos fueron liberados del cautiverio, fueron ochenta días en los cuales tributaron los Cuauhtitlaneses en Tepanohuayan solo dos veces fueron a dejar su tributo, la primera cuando fue tomada la Ciudad y la segunda cuando se cumplieron los ochenta días, lo que tributaban era su misma manta; cada uno pagaba su deuda con una piececilla de lienzo, cada una de medida de un codo y con papeles de ofrenda, etc.
Al ser tomada la Ciudad de Cuauhtitlan, había ido el rey Tecocomoctli a refugiarse en el cerro de Guatecomaque de Huehuetoca ya que los Cuauhtitlaneses eran muy queridos por los de Huehuetoca, después de conquistada la Ciudad fueron los Cuauhtitlaneses a informarle a su mandatario Tecomomoctli. Al oir que había sido tomada y conquistada la Ciudad de Cuauhtitlan no dio entero crédito a la noticia, sin embargo fueron superados en número por la unión de muchos pueblos. Tecocomoctli tenía a su servicio a dos de sus principales Cohuatequitl y Tehuillacatzin, a quienes despachó a que vinieran a cerciorarse de cómo pasó el caso, partieron del cerro de Guatecomaque y vinieron a observar que hubo mortandad; que en gran número habían sido llevados los cautivos y que los Tepanecas y Toltitlaneses estaban en el palacio de Huexocalco, de inmediato fueron a informar al Rey Tecocomoctli, cuando lo supo el Rey Tecocomoctli se afligió y lloró, pronto despidió a sus principales que se hicieron acompañar de muchos de sus guerreros que con él moraban. Esto fue en el año 3 Tochtli, luego Tecocomoctli Rey de Cuauhtitlan emprendió la marcha acompañado de sus principales, por el camino despachó a Coatequitl, le dijo "de algún provecho me será el tener conversación en México Tenochtitlan, ve a decirlo a nuestros abuelos y hermanos mayores" le despachó con engaños, cuando ya iba llegando a Atzompan, despidió a Tehuillacatzin y le diho "sal a encontrar a nuestro abuelo Cohuatequitl, aquí en Atzompan vendréis a hallarme". Partió Tehuillacatzin y dejó solo al Rey Tecocomoctli. Finalmente en ese año se suicidó en Atzompan, tomando veneno, se mató a causa de que en su tiempo iba creciendo el ser de Cuauhtitlan y mucho se espantó porque quemaron todo y pusieron fuego al templo, cuya cumbre era de paja, todos estos acontecimientos lo afectaron tanto que él pensó que nunca más se recuperaría Cuauhtitlan que nunca más su grandeza seguiría. Hoy todavía se recuerda a ese gran madantario y gran amigo de los Huehuetoquenses, se dice por los pobladores que viven alrededor del cerro de Guatecomaque que han logrado escalar y visitar este lugar, que por las noches se escuchan los sonidos del teponostle de las flautas al acompañar las danzas y que los que se han atrevido a entrar en la cueva donde se escondió Tecocomoctli no los han vuelto a ver, se dice que sólo podrán ser salvados si sus familiares y amigos están presentes en cambio del año Azteca.
Leyenda de Las Lechuzas
Cuentan que un hombre llamado Timoteo Salvatierra vivía en terrenos alejados de San Miguel de los Jagüeyes, donde cerca tenía un pequeño Jagüey que le servía principalmente a su familia y a algunos pastores para darle agua a su ganado; contaba con tres hijos de edad casadera, estos jóvenes le ayudaban al sostén del hogar realizando trabajos de peones en las Haciendas.
Era un hombre dedicado a su familia, su actividad principal fue la elaboración del pulque, así que todos los días de mañana y tarde extraía el aguamiel de sus magueyes, además se dedicaba al cultivo del maíz y fríjol y en ocasiones cuando la necesidad le apremiaba solía buscar trabajo en la Hacienda del Salto o en la Finca de la familia de apellido Basurto, de la cual quedan solo ruinas, dicho predio ubicado en los límites de Hidalgo. Don Timoteo tenía su casa rodeada de grandes organeras y nopaleras, era una construcción hecha de piedra y lodo, techada a la usanza antigua con penca de maguey y pasto, de manera simple tejida con ixtle, con sólo dos espacios para dormir y su área de cocina, todos los días su esposa doña Concepción Benavides se preocupaba de darle lo que podía necesitar en caso de que su regreso se retrasara, le ponía en su morral su agua y unos cuantos tacos de fríjol con salsa y cuando bien le iba unos pedazos de cecina. Cierto día después de preparar el pulque, mismo que entregaría a la Hacienda del Salto, se despidió de su querida esposa Conchita quien con gusto le dio sus alimentos y partió acompañado de su jumento, dicho lugar está un poco alejado de San Miguel y su regreso sería por la tarde o noche.
A su regreso de la hacienda se dispuso a ordeñar sus magueyeras con su acocote y llenar sus cueros donde recolectaba el aguamiel, siempre tenía la costumbre de amarrar su jumento en un viejo tepozan cerca de sus magueyales, pero en uno de sus magueyes más productivos, el más frondoso, se llevó una gran sorpresa al encontrar posadas en él a dos lechuzas consumiéndose su aguamiel, fue tanto su coraje que con su honda de ixtle golpeó a una dejándola media tonta y con el acocote propinole un golpazo a la otra, pensando que las había matado se acercó con cautela y las revisó. Con tremendas maldiciones empezó a pelarlas quitándoles la mayor parte del plumaje hasta verlas despertar, le causó mucha risa el desplumarlas, las aventó donde ponía los desechos del maguey (mechal) y regresó con toda tranquilidad a su hogar comentando dicho acontecimiento a su mujer, la cual le dijo: - "¿Oye tú, no será cosa del diablo?", a lo que él contestó: -"¡Que va a ser, si él se para en mis magueyes, al mismo que desplumo!".
Al día siguiente realizó la misma rutina pero al cruzar por el camino que va de San Miguel a Tlaltepoxco y al Salto, donde se encuentra la mónera de división de San Miguel y Tlaltepoxco, se topó con un hombre a caballo, de sobrero negro, con su herraje plateado y su animal bien cuidado de color negro, sus espuelas brillaban al reflejo del sol y le preguntó dicho hombre a don Timoteo: - "¿A dónde buen hombre?", y éste le contestó: -"A ordeñar mis magueyes", -"Oye te invito, súbete en ancas y acompáñame a recoger unos animalitos en la siguiente loma", le dijo el jinete y Timoteo le respondió: -


         "Ya es tarde y tengo que realizar un pendiente",
el jinete lo interrumpió, le mostró unas monedas de plata y le dijo; "mira, si me acompañas hay buena paga", sin pensarlo amarró su jumento en el viejo tepozán y partió con el jinete; Timoteo sintió al subirse a su caballo un gran escalofrío, avanzaron rumbo a las faldas del cerro del Guatecomaque, le preguntó Timoteo: -"¿Oiga amigo, no que era en la loma?"; el jinete le dijo: -"Si, pero tengo que dar vuelta por esta ladera"; continuaron pero Timoteo se sentía que volaba, como si el caballo no caminara y de pronto se encontraron en un gran bosque, cosa que espantó aún más a Timoteo y le dijo: -"¿Oiga amigo, creo que no vamos bien", y el jinete contestó: -"¡Ya casi llegamos!", le hizo la plática y le comentó de las lechuzas y le dijo: -"Si mi amigo", de pronto aparecieron en una gran casona e invitó a pasar a Timoteo, le dijo: -"Siéntate, ahorita te atiendo", de pronto aparecen dos hermosas mujeres tapadas con una sábana y sin cabelleras acompañadas de ese jinete y le dijo -"Ayer pelaste a mis hijas", intentó correr y las puertas se cerraron, y le dijo -"Mira Timoteo, esto lo pagarás caro", él temblaba de miedo y no supo más de sí.
Al despertar se encontró en ese gran maguey pero ya sin aguamiel, seco, buscó su jumento y no estaba, corrió a su casa y estaba destruida, nada, nada encontró y después de esos recorridos se topó con el jinete y le dijo: -"Estamos a mano".
Cuentan que durante muchos meses su familia lo buscó, que encontraron su jumento y sus cosas, pero a él no, y mejor la familia se fue de ese lugar porque decían que era cosa del demonio.
Un año después el cuerpo de Timoteo fue encontrado sin ropas y con un golpe como de piedra en un montón de desechos de maguey (mechal).
Se cree que esa gran casona es la cueva del cerro de Guatecomaque, conocida por muchos pobladores.95



La leyenda del cerro Sincoque  de huehuetoca
 Cuenta la leyenda que el cerro tiene grutas llenas de oro pero que terminan en el mismo infierno, los aztecas sabían dónde estaban las entradas secretas, y ahí mismo llevaban a los prisionero obligándolos a vagar eternamente en ellas, había noches que se escuchaban los lamentos de ellos que se confundía con el silbar del viento, cuentan que los españoles pensaban los aztecas ahí ocultaban el oro, hicieron expediciones para intentar sacar sus tesoros, pero sufrían el mismo tormento que todos se perdían en los laberintos de las entrañas del sincoque y solo se escuchaban sus lamentos durante los días de luna llena, al paso de los siglos, Durante la revolución mexicana, los zapatistas saqueaban haciendas de la región los soldados federales los perseguían y por ende se ocultaban donde podían los revolucionarios, de la hacienda de Santa Teresa, la Guiñada y Guadalupe llevaban un cuantioso botín huyendo de los “pelones” Trataron de ocultarlo en el cerro cincoque a sabiendas que había una salida secreta en una gruta que solo sabían unos cuantos, se dividieron para despistar al ejército federal unos jalaron para el cerro y otros siguieron rumbo a jorobas, los soldados tuvieron que decidir a qué parte de los alzados perseguirían, pensando que no tendrían escapatoria siguieron a los que huían al cerro, mientras los seguían entraron en las cuevas secretas donde veían como el camino se iba haciendo estrecho y se iba iluminando con un brillo color dorado que los dejaba atónitos los zapatistas conociendo la leyenda se vendaron los ojos y solo iban guiados por la vista de sus caballos, mientras los federales enloquecidos de avaricia se golpeaban unos contra otros, los gritos de aquellos hombres les indicaban a los revolucionarios que ya no eran perseguidos, pero el calor que sentían era como estar en el mismo desierto, tras una hora que se les hizo eterna salieron del otro lado donde los esperaban sus amigos, ese grupo como única marca les encaneció el cabello, y sufrían de pesadillas al escuchar los gritos de los soldados y de otras almas que aun estaban en las entrañas del sincoque…

B. HOMBRES DISTINGUIDOS
JOSÉ DE JESÚS LÓPEZ OLGUÍN (1892 -1939)
Nació el 20 de marzo de 1892 en el Barrio de Xalpa del municipio de Huehuetoca y murió el 28 de mayo de 1939. Dentro de la principal actividad realizada se tiene que en 1930, siendo presidente municipal logró construir el primer edificio público, "La Presidencia Municipal" con la colaboración de la población. Este edificio fue destruido por la autoridad municipal en 1984, construyendo otro en el mismo lugar.
En 1935 se organiza con el comisionado Ejidal Cruz Islas, Odilón Santillán, Modesto Hernández, Guadalupe Santillán y Rafael Islas además la población del Barrio del Puente Grande y Salitrillo, para defender el territorio ejidal de El Potrero, donde los vecinos de Coyotepec se habían asentado sin tener el respaldo legal; en esta lucha territorial se perdieron vidas de las dos poblaciones pero se logró le restituyeran a los de Huehuetoca sus ejidos.

MATILDE FEREGRINO MONTIEL (1916 - 2008)
Nació en Huehuetoca, México el 24 de Febrero de 1916, hija de Benjamín Feregrino y de Magdalena Montiel, sus estudios de Primaria y Normal los cursó en el Instituto Esperanza del Pueblo de Tacuba en México D.F, concluyéndolos en 1931.
Empezó a ejercer su trabajo docente en el año de 1932, en el municipio de Huehuetoca en situaciones precarias bajo la sombra de los árboles pues no se contaba con instalaciones adecuadas para la enseñanza, su grupo de alumnos lo conformaban 10 niños, ya que en aquel tiempo a los padres de familia les interesaba más ponerlos a trabajar desde muy pequeños.
Su gestión como Profesora la inicio ante las Autoridades Municipales, solicitando un lugar que le sirviera como aula didáctica dentro del palacio municipal, para evitar que las inclemencias del tiempo enfermaran a sus alumnos; posteriormente incrementó la matrícula solicitando nuevamente a la Secretaría de Educación Pública la creación de la primer Escuela Primaria del lugar misma que llevó por nombre "General Lázaro Cárdenas" así como el aumento de profesoras auxiliares. Y después de 10 años de arduo trabajo logro tener 6 grupos elementales en dicha escuela.
En 1958 como profesora auxiliar de su esposo el Profesor Antonio Gutiérrez Gutiérrez (finado) director de otra nueva Institución que llevó por nombre "Benigno Pérez" se lograron crear 7 aulas para dar atención a un total de 400 alumnos.
Continuando con las gestiones y cerca de la jubilación en el año de 1960 la demanda estudiantil asciende a 850 alumnos, por tanto junto con las autoridades Municipales y siendo el Gobernador el Dr. Gustavo Baz se logra la inauguración de la actual Escuela Primaria "Gustavo Baz Prada".
Finalizando su trayectoria en 1963 se despide de los huehuetoquenses, jubilándose después de 30 años de servicio a la educación, y nos dice adiós para siempre el 29 de septiembre del 2008 a los 92 años de edad.
EULALIO CANO GODÍNEZ (1921 -1996)
Nació el 14 de diciembre de 1921 en la comunidad de Xalpa, barrio del municipio de Huehuetoca y falleció el 19 de Junio de 1996. Sus padres fueron Manuel Cano Olguín y María de la Luz Godínez Barreto.
Es reconocido en la comunidad por haberse significado como una persona de trabajo y servidor público destacado ya que parte de su vida la dedicó al pueblo. De 1947 a 1951 ocupó el cargo de Tesorero Municipal; de 1952 a 1954 fue Presidente Municipal, de 1954 a 1980 nuevamente Tesorero Municipal, de 1982 a 1989 ocupó el cargo de Regidor y de 1988 a 1990 fue Secretario Municipal, muriendo a la edad de 75 años. Sin duda dejó huella en muchos pobladores quienes lo recuerdan con el respeto que se merece.
 ANTONIO GUTIÉRREZ GUTIÉRREZ (1923 -1985)
Nació el 12 de marzo de 1923 en la población de Santa Cruz Ayotuxco, Municipio de Huixquilucan y murió el 15 de Mayo de 1985; sus padres fueron Don Fortino Gutiérrez y Doña Aurelia Gutiérrez, siendo Antonio el penúltimo de 7 hermanos.
Cursó sus estudios en el Instituto Federal de Capacitación del Magisterio; fue profesor en el Barrio de Salitrillo. En 1946 dio clases en la "Escuela Lázaro Cárdenas"; fue organizador de los desfiles y de los concursos para reinas de las Fiestas Patrias. Entre 1951 y 1965, fue director de la escuela antes mencionada; alcanzó por su trayectoria de trabajo el cargo de Síndico Municipal. Se le debe la creación de la escuela secundaria que fue primero por cooperación y después Oficial a cargo del gobierno del Estado. Llegó a Huehuetoca en 1942 y se retiró a ocupar una supervisión el 11 de Febrero de 1966.
FELIPA ALONSO MARTÍNEZ (1931 -2004)
Nace en Huehuetoca Estado de México el 1 de mayo de 1931, con domicilio en conocido Barrio de San Bartolo, Huehuetoca. Cursa su nivel primaria en Escuela Centro de Huehuetoca "Instituto Nacional para la Educación de los Adultos", Cursa en la CAEM de 1982 a 1983.
Para 1973 cursa el programa de orientación familiar; se capacita en 1980 para las direcciones femeniles municipales, en 1981 en concentración política de la mujer campesina, para 1984 toma la actualización ideológica en el Comité Directivo Estatal del PRI y otros tipo de capacitaciones como "Análisis de problemas y toma de decisiones" en el Instituto de la Administración Pública del Estado de México, también Planeación Democrática Municipal en el H. Ayuntamiento de Huehuetoca y Finanzas Públicas Municipales, todo esto en el año de 1986.
Como trayectoria logra colocarse como Secretaria del DIF municipal en Huehuetoca en el año de 1973, repitiendo el mismo cargo para 1976, en el mismo año desempeña el cargo de primer vocal del Comité Municipal de Huehuetoca; para 1978 ejerce la promotoria rural nacional en el Estado.
Para 1979 Funge como Quinto Regidor del H. Ayuntamiento Municipal de Huehuetoca, en el año de 1980 es delegada auxiliar en el XIV Distrito de Jilotepec, en el 81 como delegado en el mismo Distrito.
En 1984 desempeña la coordinación en el XVI distrito electoral de Atizapán de Zaragoza, al siguiente año se elige como Presidenta Municipal Constitucional de Huehuetoca 1985-1987, México.
Y a partir de 1989 se desempeñó en varios cargos como delegado en Polotitlán Estado de México, coordinadora femenil estatal en 1990, subcoordinadora en la región XIV, coordinador en la región VIII en Jilotepec, esto en el mismo año y para 1991 en sus últimos cargos como coordinadora político electoral en la región VIII de Jilotepec. Y en los últimos años trabajó en apoyo a los trabajos del comité de su municipio y su actividad laboral hasta la fecha de su fallecimiento el 22 de febrero de 2004.

PRÁXEDIS ALONSO LÓPEZ (1931 -2001)
La Profesora Práxedis Alonso López, nació el 12 de julio de 1931 en el barrio Puente Grande de nuestro municipio. Sus padres fueron el señor Aurelio Alonso Hernández y la señora María López Olguín, quienes tuvieron la visión para que su hija realizara sus estudios; desde educación básica hasta los cursos de superación magisterial en el Instituto Federal de Capacitación Magisterial (I.F.C.M.) del Distrito Federal, con el fin de ejercer la loable labor de la docencia a partir del día 20 de mayo de 1946, finalizando con su jubilación el 25 de julio de 1987.
Realizó su práctica docente como profesora y directora en escuelas primarias del Barrio de Salitrillo y Cabecera Municipal de Huehuetoca, de igual manera en los Municipios de Coyotepec y Teoloyucan, teniendo una trayectoria de 41 años de servicio dedicada a la educación de la niñez mexiquense, destacándose en su actividad como una profesora cumplida y responsable, "mérito" que le sirvió para que su labor se le reconociera en nuestro municipio llevando nombre la escuela secundaria general del Barrio Puente Grande. Después de su jubilación se dedicó a su hogar conviviendo con sus hijos y familiares, hasta el día 20 de enero de 2001 en que la muerte la sorprendió.
AGRIPINA BENÍTEZ BARRERA (1931 -     )
Con domicilio en el Barrio de San Bartolo Huehuetoca. Cursa su primaria en la Escuela General Lázaro Cárdenas en 1938 y egresa en 1943. Ya a la edad de 16 años comienza su carrera de alfabetización, esto por 2 años y para 1949 ingresa como profesora a la Escuela Primaria General Lázaro Cárdenas, sirviendo en esta institución por 18 años hasta 1967.
Para 1968 imparte clases en la Escuela Primaria Dr. Gustavo Baz Prada con 11 años de servicio y jubilándose el 12 de Octubre de 1979, a partir de esa fecha se convierte en ama de casa. Durante su profesión realiza alrededor de 55 cursos de Pedagogía. Durante su vida laboral llega a presidir la Sociedad de Padres de Familia de la Escuela Primaria Gustavo Baz y tesorera de la Escuela Secundaria Josefa Ortiz de Domínguez en los años de 1968 y 1979 respectivamente. Y durante su vida a apoyado los trabajos y labores del Partido Revolucionario Institucional.
NIEVES ALONSO LÓPEZ (1934-    )
Nacida en el Barrio de Puente Grande, Huehuetoca, México un 4 de mayo de 1934. Cursa su nivel primaria en la escuela primaria General Lázaro Cárdenas ubicada en la Cabecera Municipal de Huehuetoca de 1941 a 1946. Para 1951 comienza su carrera magisterial en la primaria Amado Ñervo (Isidro Fabela) en el barrio del Salitrillo esto hasta 1952, en el 53 ingresa a la Lázaro Cárdenas: pero en ese mismo año se traslada a impartir clases en la Primaria Sor Juana Inés de la Cruz en Santa Cruz Teoloyucan hasta 1955, en el 56 en la Escuela Primaria Josefa Ortiz de Domínguez, en la cabecera de Teoloyucan esto a finales de 1966; pero en este período cursa la secundaria en el Instituto de Capacitación del Magisterio (San Cosme) D.F. de 1959 a 1964.

    Para 1967 imparte clase en la Escuela Primaría Ignacio Manuel Altamirano en Tlalnepantla, Estado de México en el turno matutino hasta 1974, en este mismo tiempo de 1970 a 1973, también en Tlalnepantla funge como docente en la Primaria Wenceslao Labra; esto en el vespertino. En 1974 toma la dirección de esta misma institución hasta el 77 sólo durante la mañana, ejerciendo cátedra en la Secundaria "Estado de México" en Satélite en 1975. Para esta fecha cursa la Normal Superior en Anglo Español, en la Rivera de San Cosme, D.F. de 1967 a 1971.
Ya en 1978 ingresa a la Escuela Normal No. 4 en Tlalnepantla, como catedrática; al siguiente año a la No. 8 en Naucalpan, pero en su siguiente año se regresa a la No. 4. y de 1980 hasta 2004 forma parte del personal de Escuela Secundaria 183 en República Democrática Alemana en el D.F.; ejerciendo el puesto de catedrática y de esta fecha hasta nuestros días vive en su domicilio en el Barrio de Puente Grande, Huehuetoca.
HORTENSIA SÁNCHEZ GONZÁLEZ (1944-     )
Hija del español José Sánchez y la señora Hortensia González, nació el 25 de julio de 1944 en el Distrito Federal, llegada a Huehuetoca desde los tres años de edad, viviendo en un rancho que rentaron sus padres. A los siete años de edad regresa al Distrito Federal a realizar sus estudios de primaria y secundaria en el Instituto Miguel Alemán en la Colonia del Valle, además de su preparación como secretaria bilingüe parlamentaria, en el "Cultural Courses College"; preparación que le valió para tener dominio del idioma inglés.
A los veinticinco años regresa a Huehuetoca para quedarse y empieza su trabajo como maestra, enseñando a niños y niñas a leer y escribir; ahí es donde nace la vocación por la docencia y entonces intercambia experiencia con profesoras normalistas para que los 16 niños que ella enseñaba entraran a la escuela oficial a segundo de primaria. En 1968 se convierte en profesora de inglés en la Secundaria Oficial "Josefa Ortiz de Domínguez" de esta comunidad y en 1975 es reconocida como profesora estatal, convirtiéndose en monitor de la Academia de Inglés a nivel zona escolar; fue maestra interina muchos años, logrando conseguir su basificación después de quince años de trabajo, impartió clases también en la secundaria de Santa María Teoioyucan y llega a convertirse en maestra de maestros en la Normal de Zumpango, de igual manera en la Superior de Comercio No. 2 de Cuautitlán, en ésta última dando la clase de Taquimecanografía en Inglés.
Por problemas de salud se ve reducido el tiempo que venía laborando en varias escuelas, por tanto tiene que disminuir el tiempo dedicado a la impartición de clases en una sola escuela, es así como llega a ser profesora de 24 horas clase en la Preparatoria Oficial No. 4 de Huehuetoca, impartiendo las asignaturas de Inglés, Estructuras Socioeconómicas y Políticas de México, Artes y Creatividad, jubilándose a los 31 años de servicio a la educación, el día 15 de agosto del 2007.
Actualmente se dedica a pintar, usando la técnica del óleo, dado que en sus tiempos libres desde 1993 tomó clases de pintura con la profesora María del Carmen Díaz en el Distrito Federal. Tiene una colección de 12 pinturas en casa, sobresaliendo "Los alcatraces", "Paisajes del mar, "Figura de fondo y flores".



C. CORRIDO DE HUEHUETOCA


CORRIDO DE HUEHUETOCA
Para empezar a cantar Pido permiso a la historia
Quiero o
ír a todos cantar
Para grabar en la roca
El nombre de este pueblito
Es mi tierra Huehuetoca.
Cuenta asila leyenda con gloria
Hasta que te bañaron las aguas
De aquel viejo lago de Tenochtitlán
De este suelo la gloria aquí es La tierra del viejo que vio Hernán Cortés.
Año de 1574 se oyó México en el Virreinato
Inundaciones sufrió
Primer canal del desagüe
El Virrey Luis de Velasco
El Tajo de Nochistongo
Ya todo el mundo lo sabe.
Con tu casa de virreyes De vetosas construcciones Al poniente erguido está Ese cerro del Cincoque Ha sido tu fiel guardián.
Con un coro de gorriones
Que se incorpora a mi canto
El mariachi toca sones
Y mi voz sigue vibrando
Huehuetoca, Huehuetoca, Huehuetoca,
Vibra mi alma y mi ser musical
En tu nombre se escribieron
Dos hechos y hoy con mis mariachis
Te vengo a cantar.
Dos hechos y hoy con mis mariachis Te vengo a cantar.96
Nota: En el desarrollo de la obra, se respetó el estilo, redacción y ortografía de las fuentes documentales y testimonios orales consultados.


95. Testimonio Oral. Ortiz Mendoza, Juana y Cerón Ortiz, Eduardo. San Miguel de los Jagüeyes. 2007. Interpretación del Cronista Municipal.

96. Basurto Ben
ítez, Luis. Huehuetoca, México. 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares