miércoles, 25 de junio de 2014

La isla de las muñecas Xochimilco Historias del Agua en el Valle de México





Había una vez un señor de Xochimilco que coleccionaba las muñecas que se encontraba tiradas y las colgaba de los árboles de su chinampa. Por la gran cantidad de muñecas que llegó a tener le puso a su chinampa “La isla de las muñecas”.
Gracias a que las muñecas le ayudaban a regar sus árboles y flores en las noches, este señor llegó a tener un verdadero paraíso. Su chinampa parecía una selva por la gran variedad de plantas, flores y verduras que tenía; por eso la gente que iba a pasear por el canal de Apatlaco le compraba mucho y visitaba su extraña isla.
También se cuenta que cada noche, después de regar su chinampa, las muñecas bailaban, cantaban e iban a recostarse a su lado.
Mucho tiempo pasó así, pero un día la cosecha de este señor se secó porque las muñecas ya no quisieron regar su chinampa. Entonces el señor se enojó muchísimo con ellas; las descolgó a todas de los árboles, las metió a un cuarto oscuro y ahí las dejó encerradas.
Días después el señor murió y lo más extraño fue que las muñecas no estaban en el cuarto donde las había encerrado; asombrosamente estaban colgadas otra vez.
Esta isla todavía existe y los dueños actuales de esta linda chinampa del canal de Apatlaco siguen contando la leyenda.
¿Ustedes conocen Xochimilco? ¿Han tenido la oportunidad de visitar la isla de las muñecas? Bueno, ya conocen la leyenda y la próxima vez que visiten este bonito lugar seguro querrán recorrer la isla y recordarán esta leyenda.
Norma A. León del Monte, “La isla de las muñecas” en Historias del Agua en el Valle de México. México, SEP-Etnobiología
para la Conservación A.C., 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario