Google+ Followers

domingo, 20 de abril de 2014

Paul Martin, “¿Por qué dan comezón los piquetes de mosquito?” en Los porqués de la salud. México, SEP-SM, 2007.



La respuesta loca del Doctor Quenó:
Justo debajo de la piel viven unos animalitos, los dermíticus. En general, están tranquilos y no los sentimos.
Cuando nos pica un mosquito, despierta a los dermíticus, que se agitan en todas direcciones.
¡Vamos, Doctor Quenó! ¡Los dermíticus no existen!
La respuesta exacta del Doctor Quesí:
1)            Cuando te pica un mosquito, hunde su trompa en la piel y succiona un poco de tu sangre. Esta picadura es tan pequeña que ni la sientes.
2)            Antes de succionar la sangre, el mosquito envía a tu piel un producto, llamado anticoagulante, que hace que la sangre esté más líquida: así le resulta más fácil extraerla.
3)            Cuando el mosquito se va, el anticoagulante se queda bajo la piel. Se forma un bulto que te irrita. La piel dice: “¡Cuidado! ¡Hay un producto extraño!”. No hace mucho daño, sólo molesta. En unas cuantas horas, el cuerpo destruye el producto y desaparece la comezón.
¡Gracias, Doctor Quesí! Ahora lo entiendo.
Los + del Doctor Quesí... (No hay quien lo pare.)
Pica menos
Cuando nos pica menos, el cerebro recibe la información de que “da comezón”. Al rascarse, el cerebro recibe la información “me rasco” y olvida un poco la otra (“da comezón”). Por eso, al rascarse da menos comezón. Pero si dejamos de rascarnos, da más.
Da más comezón
Las picaduras producen comezón porque el cuerpo se defiende del producto que ha inyectado el mosquito. Al rascarse, la piel se daña. Poco después, la piel quiere defenderse un poco más. Si nos rascamos una picadura, después da más comezón.
A gusto de los mosquitos
A algunos de nosotros, los mosquitos nos pican con más frecuencia. Otros tienen muchas menos picaduras. Se dice que hay pieles que atraen a los mosquitos. En realidad, no se sabe a qué se debe. Algunos creen que es una cuestión de olor.
Paul Martin, “¿Por qué dan comezón los piquetes de mosquito?” en Los porqués de la salud. México, SEP-SM, 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares