Google+ Followers

domingo, 30 de marzo de 2014

TI BI'CU' YU'BA' (un perro rabioso) cuento zapoteco.



TI BI'CU' YU'BA' (un perro rabioso) cuento zapoteco.
Guiruti gana paraa biree ti bi'cu' yu'ba'; tu xpixuaana' laame. Guiruti' na' guidxiña laame, cadxibica' góyaame laaca'. Ra tiicasi chéme riladxica' laame, nuu tu ruchá nisa ladime, ne nuu tu rundaa guié luguiame. Laame' neca ribeeme vupu ruaame ne riduxhume xtale, qui róyaame guiruti.
Ti gueela', ma de'gu' luguiaa, ma bisui'cabe biaani', laame gunda biuume ne gu'tame xa'na ti mexa'. Ngue cazaaca', málasi biuu chupa gubaana' raqué caba'naca' xtale bidxichi. Bi'curi la? bidxibime xtale ra binadiagame caxidxi neza zizá ca gubaana' que, ne bizuhuaame; málasi ti gubaana que bicaaguí ti biaani' huiini ziné, bizaani chaahui' luguia' bi'cu' que.
Ra bi'ya' gubaanaque dxa bi'cu' yu'ba' que la?, chaachui' dugá gulidxibe xti gubaanaque, ne guiropaca' bizuluca' zi guxooñeca'. Bi'cu' que la?, biaana' dxísime, qui ñunime gasti, ne qui niduxheme gastidi'.
Ca gubaana que la? bisiaandaca' ti dxumi dxa' bidxichi ndaani'. Gaxhado' ra nuu dxumique biaana dxa bi'cu' yu'ba'que, raqué gusime guidubi gueela'.
Siado' guie'ru', ra bixhale' bini luguiaa que la? qui ñaadxa' tu bidxela dxa bi'cu' yu'ba'que nexhe' nisiaasi. Cadxagayaa xtale bini ra cayuuya' bi'cu' yu'ba'que nexhe' cue' dxa dxumi dxa' bidxichi ndaani'.
Qui ñaadxa' tu racala'dxi' guidxiña bi'cu'que; nuu bini tu cucaa ridxi laame, tu racala'dxi guidii guendaro laame; laaca' nuu tu rini':
"Laguuya' bicu' xtine' pabia' nuu xpiaanime, laame nuame dxumi xtine', cayacaneme naa zeda sie' guendaró xtine..."
"Bi'cu'ca' la?, xtine' laame', ra lidxe' bisiniisime'...."
Zaqué cani' ca binique...
Bi'cu' yu'ba'que la? rindisa' lúsi, riduxhu' tuudxi' huiini', rigapi ruaame' dxumi que ne rieme rigatame xti neza...
Neca nuu tu racala'dxi' guidxiña laame la?, qui gandadi', cadxibica' góyaame laaca'.
Xtale bini nuu cayuuba' ladxido'ca'.
Yana la? ma guiraca' racala'dxica' gacaca' xpixuaana' xti' dxa bi'cu' yu'ba'que.
Mani' que la? cayapa dxiichi' dxumique, zacaxame guendaró xtime nga racaladxi' ca bini que gaxhaca' laame.


 
                                  


UN PERRO RABIOSO


Ninguna persona sabía de dónde había venido un perro rabioso; ignoraban quién era su dueño. Nadie quería tenerlo cerca. Por dónde quisiera estar lo espantaban, había gente que le aventaba agua encima y otros le tiraban muchas piedras. Él, aunque arrojaba tanta espuma por el hocico y ladrada mucho, nunca llegaba a morder a alguien.
Una noche, estaba cerrado el mercado, ya se habían apagado las luces, pero él pudo entrar y acostarse bajo una mesa. Esto hacía, cuando de pronto allí entraron dos ladrones y comenzaron a robar todo el dinero que tenían a su alcance. Este perro, al sentir el miedo de escuchar los pasos que producían los ladrones, logró incorporarse; mientras que uno de los rateros encendió la luz de una pequeña lámpara y alumbró hacia donde estaba el perro.
El ladrón cuando descubrió que se trataba de un perro rabioso, muy discreto le habló a su cómplice y los dos escaparon del lugar. El perro se mantuvo quieto, no hizo nada más, ni siquiera un ladrido se le escuchó.
Los ladrones dejaron olvidado un canasto repleto de dinero. Muy cerca del canasto se recostó aquel perro rabioso; ahí durmió toda la noche.
Al amanecer, cuando la gente abrió el mercado, no faltó quien se diera cuenta cómo estaba durmiendo el perro. Todos estaban muy sorprendidos de ver al perro rabioso, durmiendo junto a un canasto lleno de dinero.
Ahora, ya sobraba la gente que quería estar cerca del perro; había gente que le llamaba, y quienes le ofrecían comida; pero además algunos decían en voz alta:
"Miren a mi perro. ¡Qué inteligente es! Él viene cargando mi canasto, para ayudarme a comprar mi comida."
"Este perro es mío; fue criado en mi casa..."
Así decían aquellas personas.
El perro rabioso sólo levantaba la cabeza, ladraba un poco y con su hocico cargaba el canasto, para moverse de un lugar a otro.
Aunque la gente quería tenerlo cerca de su lado, no podían; porque les ganaba el miedo de recibir algunas mordidas.
Muchos se arrepentían.
Ahora, ya todos querían ser dueños de aquel perro rabioso.
Mientras que el animal muy celoso cuidaba el canasto, creyendo que era su comida lo que querían arrebatarle.











cuento en zapoteco / español. (recopilación Gonzalo Santiago)
Autor: Francisco de la Cruz

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares