Google+ Followers

martes, 10 de diciembre de 2013

Gabriel Rodríguez, Lourdes Grobet. Lucha libre mexicana. México, SEP-Trilce, 2005.  Me alquilo para soñar



6.            Me alquilo para soñar

En realidad, era su único oficio. Había sido la tercera de los once hijos de un próspero tendero de Caldas, y desde que aprendió a hablar instauró en la casa la buena costumbre de contar los sueños en ayunas, que es la hora en que se conservan más puras sus virtudes premonitorias.
A los siete años soñó que uno de sus hermanos era arrastrado por un torrente. La madre, por pura superstición, le prohibió al niño lo que más le gustaba, que era bañarse en la quebrada. Pero Frau Frida tenía ya un sistema propio de vaticinios.
-Lo que ese sueño significa -dijo- no es que se vaya a ahogar, sino que no debe comer dulces. 
La sola interpretación parecía una infamia, cuando era para un niño de cinco años que no podía vivir sin sus golosinas. La madre, ya convencida de las virtudes adivinatorias de la hija, hizo respetar la advertencia con mano dura. Pero al primer descuido suyo el niño se atragantó con una canica de caramelo que se estaba comiendo a escondidas, y no fue posible salvarlo.
Frau Frida no había pensado que aquella facultad pudiera ser un oficio, hasta que la vida la agarró por el cuello en los crueles inviernos de Viena. Entonces tocó para pedir empleo en la primera casa que le gustó para vivir, y cuando le preguntaron qué sabía hacer, ella dijo la verdad: “Sueño”. Le bastó con una breve explicación a la dueña de la casa para ser aceptada, con un sueldo apenas suficiente para los gastos menudos, pero con un buen cuarto y las tres comidas. Sobre todo el desayuno, que era el momento en que la familia se sentaba a conocer el destino inmediato de cada uno de sus miembros: el padre, que era un rentista;la madre, una mujer alegre y apasionada de la música de cámara, y dos niños de once y nueve años. Todos eran religiosos, y por lo mismo propensos a las supersticiones, y recibieron encantados a Frau Frida con el único compromiso de descifrar el destino diario de la familia a través de los sueños.
Lo hizo bien y por mucho tiempo, sobre todo en los años de la guerra, cuando la realidad fue más siniestra que las pesadillas. Sólo ella podía decidir a la hora del desayuno lo que cada quien debía hacer aquel día, y cómo debía hacerlo. Su dominio sobre la familia fue absoluto: aun el suspiro más tenue era por orden suya. Por los días en que estuve en Viena acababa de morir el dueño de la casa, y había tenido la elegancia de legarle a ella una parte de sus rentas, con la única condición de que siguiera soñando para la familia hasta el fin de sus sueños.
Gabriel García Márquez, “Me alquilo para soñar” en Doce cuentos peregrinos. México, SEP-Alfaguara, 1992. 
Cada generación tiene sus propios héroes, pero hay leyendas que superan el paso del tiempo. Entre los ídolos más reconocidos están Tarzán López, un maestro en el estilo clásico al ras de lona;el Murciélago Velásquez, un día escondió pequeños murciélagos bajo su capa y los soltó frente al público; Black Shadow, que a pesar de haber perdido su máscara tuvo siempre a la gente de su lado; Tonina Jackson hizo las delicias del público infantil en los años cincuenta; El Santo cambió de bando debido al cariño de los niños; Blue Demon siempre estuvo a la altura del plateado; el Cavernario Galindo ganó el nombre del rudo del milenio; Wolf Ruvinskis combinó el teatro con la lucha y produjo películas en las que interpretaba personajes complicados; Mil Máscaras, que además de triunfar en los Estados Unidos llevó su fama a América del Sur, al igual que el Huracán Ramírez; el Perro Aguayo cautivó también a las señoras y heredó sus botas y carisma a su hijo, Gori Guerrero, que junto a El Santo llevó el apodo de La Pareja Atómica; André el Gigante luchaba él solo contra tres contrincantes; El Solitario fue el orgullo de su natal Jalisco y se hizo llamar de estilo universal (ni rudo ni técnico); El Satánico, que encabezaba la escuela de Los Infernales;El electrizante Shocker, que de la máscara pasó al antifaz conservando su estilo; Brazo de Plata luego de perder su máscara ganó tantos kilos como para reinventar su personaje; Dr. Wagner Jr. lleva el nombre de su padre en lo alto y ha conquistado al público en Japón; Vampiro Canadiense muestra cómo se puede llegar a querer a un extranjero en nuestra tierra; el Hijo del Santo reafirma que una leyenda puede continuarse por méritos propios y Blue Demon Jr. demuestra que siempre estará para poner en su sitio al Heredero de Plata; L.A. Park por su vestuario y estilo alcanzó fama en los Estados Unidos, y aquí en México cada vez es más popular. La lucha es infinita y su historia se escribe cada vez que las luces se encienden sobre el ring.
Gabriel Rodríguez, Lourdes Grobet. Lucha libre mexicana. México, SEP-Trilce, 2005. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares