lunes, 20 de mayo de 2013

El álbum caracteristicas



El libro álbum: definición y peculiaridades
Mtra. María Teresa Orozco López
Universidad de Guadalajara
________________________________________

INTRODUCCIÓN
El mundo de los libros para niños acoge una nueva propuesta de lectura como resultado de la convivencia entre diversos lenguajes: el libro álbum, un texto en donde existe una relación interdependiente entre texto e imagen. No se puede entender uno sin considerar al otro.
Para aproximarnos al libro álbum, de lo primero que debemos hablar es de la particular relación entre el texto y la imagen: la imagen narra lo no dicho por la palabra, o la palabra dice lo no considerado por la imagen.

1. HISTORIA Y CONCEPTUALIZACIÓN DEL LIBRO ÁLBUM
A pesar de que el libro álbum es un fenómeno editorial relativamente reciente, sus orígenes se remontan a mediados del siglo XVII y se confunden con los ámbitos comunes de la educación y la literatura infantil. En 1650 el pedagogo Comenius publicó un libro llamado Orbis sensualium pictus, que utilizaba la imagen como un medio para atraer a los niños hacia el mundo del aprendizaje.
A partir de este momento, y en función de las posibilidades que las técnicas de impresión, se fueron explorando las distintas maneras de conjugar el texto con la imagen: mientras más desarrollada estaba la técnica de impresión, más se incorporaba la imagen a los textos (cuestión técnica).
Ya en la primera mitad del siglo XIX, en los libros dirigidos a los niños y jóvenes predominaba el libro con ilustraciones elaboradas en función del texto a manera de eco, de repetición de lo ya dicho por el texto escrito.
Tras la Primera Guerra Mundial, el advenimiento de las vanguardias y las nuevas técnicas de impresión, conforman el escenario para el surgimiento de lo que conocemos como el álbum moderno: un libro en que la imagen se libera del texto y se transforma poco a poco en un actor principal de la narración.
A partir de los años 60 los textos para niños con ilustraciones se desarrollaron a un ritmo vertiginoso, especialmente en Europa. Situación que ha pervivido hasta la actualidad lo que conlleva un estado de permanente innovación, donde las experimentaciones son estimuladas por editoriales que han descubierto sorprendidas que el libro álbum no sólo atrae a los más jóvenes, sino también a un público adulto.
Antes de comenzar a conceptualizar este nuevo género de literatura para niños debemos diferenciarlo de los conceptos e imágenes fronterizas. No es lo mismo un libro de imágenes o un libro ilustrado que libro álbum. En muchos casos es muy fina la línea que los separa, de ahí los errores al clasificarlos y de que en muchas ocasiones se tomen como libros álbum muchos libros que no poseen sus características.
Aquellos bellos libros con ilustraciones maravillosas, formatos alternativos en tamaño, forma y materiales no siempre son libros álbum; o al menos no del todo. Pueden ser simplemente libros de imágenes o libros ilustrados, incluso podrían ser álbumes ilustrados.
Los libros de imágenes no cuentan con ningún texto que acompañe a la imagen. Generalmente introducen a los niños en secuencias lógicas como: despertarse, vestirse, lavarse los dientes, etc. los cuales, además de introducir el concepto secuencial, introduce al niño en la estructura básica de la narración. Presentan imágenes de frutas, objetos, figuras con un fin educativo. Generalmente son para que un adulto lo “lea” al niño y pueda reconocer las imágenes al asociar conceptos categoriales como colores, formas, tamaños, texturas, incluso números y letras.
En los libros ilustrados el peso de la función narrativa radica en el texto escrito y las imágenes solamente “ilustran” lo dicho en el texto. Las imágenes sirven como apoyo narrativo. Este tipo de libros es más común en libros dirigidos a lectores en “consolidación”. Cabe destacar que desde la postura tradicional de lectura, la imagen va perdiendo presencia conforme avanza la edad lectora.
El FCE lanza una convocatoria denominada Concurso de Álbum Ilustrado “A la Orilla del Viento” con la intención de impulsar el desarrollo de la creación literaria y plástica para niños y jóvenes, en esta convocatoria se define un álbum ilustrado como “un libro en el que la historia se cuente a través de imágenes y textos de tal manera que éstos se complementen o estén íntimamente relacionados entre sí.” De la misma manera historias narradas sólo con imágenes, pero no textos sin ilustraciones”.
Otro tipo de libros (no pongo para niños con toda intención) difícil de clasificar son aquellos en donde no existe texto escrito pero existe intención narrativa, libros como Trucas de Juan Gedovius que emociona a chicos y grandes por igual no cuenta con una sola palabra, pero la narración está presente desde el punto de vista semiótico. Podría ser considerado como libros de imágenes por la forma (solo imágenes) pero no textos literarios ya que no se acompañan de texto escrito pero tampoco se niega su sentido narrativo-ficcional.
El libro álbum, como apuntábamos al inicio de esta charla, requiere que texto e imagen se complementen y enriquezcan. Requiere la colaboración de ambos lenguajes para crear una lectura conjunta. Un libro donde ambos códigos interactúan de manera intencionada. Una categoría de libros difícil de definir y que excede los límites de un género, una moda, o de edades para convertirse en una forma de arte y una manera diferente de leer y ser leído.
Debemos hacer la diferencia entre dos categorías: el libro álbum como concepto en donde es inevitable la presencia de ambos códigos para construir niveles de sentido y el libro álbum como formato en donde a pesar de un diseño editorial muy trabajado, gran formato, pastas duras, tipografía especial y uso de ilustraciones detalladas, el texto queda completo si se suprimieran las ilustraciones. En este último caso no estamos frente a un verdadero libro álbum. Solo es la forma del libro álbum, pero le falta el alma: la interdependencia e interconexión de códigos.
El término libro-álbum deriva del francés, lengua y mercado que impuso el predominio de este término. También son conocidos como picture-books en países anglosajones y simplemente como álbum en España.
Cuando tenemos un libro álbum en nuestras manos nos vemos sorprendidos por la presencia notable de la ilustración. En algunos casos las ilustraciones ocupan la mayor parte de la superficie total del libro, la imagen domina visualmente el espacio del libro pero siempre debe haber interdependencia con el texto escrito.
Un libro álbum auténtico se sostiene en esta interdependencia. Las imágenes no pueden ser entendidas sin los textos y los textos pierden sentido si se leen separadamente. Desde esta perspectiva, se reclama un rol constructivo del lector, quien debe ser capaz de completar esos eslabones que aseguran una participación activa en el proceso de decodificación e interpretación.
Este rol activo por parte del lector se corresponde con la idea propuesta desde el paradigma constructivista en donde se parte de lo que el niño (ser humano en general) ya sabe para crear un aprendizaje significativo y de las características para leer códigos múltiples y simultáneos con las que cuenta el niño.
El tipo de lectura que implica un libro álbum remite a las capacidades cognitivas dominantes en los niños actuales. Como es bien sabido, los niños que nacieron bajo el signo del televisor desarrollan diferentes capacidades y habilidades a los niños nacidos bajo el signo de la radio. Los niños del siglo XXI son más visuales y capaces de leer dos o más códigos de manera simultánea.
Quizás por ello algunas opiniones autorizadas sostienen que el libro álbum es un auténtico resultado de la postmodernidad, ese periodo que tiene como rasgos característicos la simultaneidad, la fragmentación, los préstamos de códigos y la relatividad del conocimiento.
En el libro álbum la imagen no está supeditada al texto ni el texto lo está a la imagen. Así como se lee el texto, también debemos leer las imágenes, y para aprehender la particularidad del libro álbum es necesario leer el texto y la imagen como un conjunto.
El libro álbum nos sitúa en un concepto amplio de lectura no restringida al texto verbal, donde imagen y texto toman elementos del cine, la historieta, la publicidad, la plástica, los dibujos animados, los videojuegos y otros lenguajes que bombardean al niño desde su nacimiento y lo acompañan en la escuela, en el patio de recreo y en el parque.
El lector infantil entra así en conexión con diversas formas del acervo cultural actual y de la tradición, como parte del contenido de una historia pero también en la exploración de sus recursos y posibilidades formales.
El libro álbum es concebido como la propuesta de lectura actual, acorde con los intereses y diferentes capacidades de los nuevos lectores. Una muestra de la cultura global y de masas en donde confluyen distintos lenguajes, referentes y contextos.
En el libro-álbum se funden las aportaciones semióticas de la nueva cultura visual, dando lugar a una polifonía de significados El álbum es un tipo de literatura heterodoxa no sólo por lo que dice, sino sobre todo por cómo lo dice, y también por quien lo dice y para quien lo dice. Las palabras, las imágenes, el formato, los colores, la tipografía y en general lo que Genette denomina para textos determinan la lectura del texto.
Un ejemplo de la participación narratológica de los elementos para textuales como las guardas es Piñatas de Sol en donde después del colofón (terminación de cualquier libro decente y correcto donde se imprimen datos de impresión) continua la historia al venir por la piñata rota abandonada en un bote de basura, el guía piñata para guiarlo al país de las piñatas rotas. En las guardas se puede observar un rastro de dulces.
El álbum muestra un trabajo polifónico donde el soporte físico y la narratología visual y textual concuerdan. Este acorde puede estar al servicio de cualquier tipo de relato (fantástico, documental, cotidiano…) y dirigirse a cualquier tipo de público. Con él, el lector no sólo entra en contacto con un relato posible, sino con un modo posible de contar un relato, de modo que los signos (alfabéticos e icónicos) hacen inteligible el relato, pero también el relato hace inteligible al signo, y ambas inteligibilidades otorgan inteligencia al lector, porque son fruto del ingenio comunicativo.
En un libro álbum todos los detalles actúan de manera intencionada y con varias capas de significado. Chejov afirmaba que si al principio de un cuento se dice que hay un clavo en una pared es porque al final el personaje se va a colgar de ese clavo. Lo mismo ocurre en los libros álbum: todo detalle es significativo e importante para el desarrollo y comprensión de la historia.
Otra peculiaridad de los libros para niños actuales y del libro álbum en particular es el uso de la doble página como un factor espacial determinante para la aprehensión de la historia al ser portadora de carga semántica y dar sensación de totalidad en una sola emisión de lectura. La doble página crea un espacio textual propicio para la lectura fragmentada ya que la doble página en sí un pretexto ficcional concebido con cierta independencia tanto narrativa como ilustrativa dentro del libro álbum. Una de las características de la literatura posmoderna menciona más arriba.
Forzosamente, y como producto emblemático de la postmodernidad, el libro álbum es algo más que un tipo de libro, algo más que una modalidad editorial, el álbum es, cada vez más y ante todo, un modo de leer.
El libro álbum es visto por algunos estudiosos de este tipo de literatura para niños no como una derivación de la misma, sino como una manifestación independiente con un lenguaje único y particular. El libro álbum es visto mucho más que un simple “tipo” de libro para niños, sino como una forma que condensa la cultura de masas y la artística.

2. LECTURA DE IMÁGENES
Hoy en día, la tecnología y los medios de comunicación han hecho sentir la presencia de la imagen en nuestra sociedad hasta el punto en que ellas nos parecen un hecho natural. Estamos tan inmersos en un mundo visual, y el acto de ver nos parece tan cotidiano y evidente, que pocas veces nos detenemos a analizar “cómo vemos lo que vemos”. Tampoco solemos preguntarnos de qué manera está estructurado lo que vemos y cómo ese orden nos permite comprender lo que está ante nuestros ojos.
La imagen es como un mapa. Presupone un territorio, pero no es el territorio. Es una posibilidad de la realidad, pero no es la realidad misma. La imagen no es aquello que supuestamente muestra, sino que transmite un mensaje que debemos saber interpretar para comprender a cabalidad el uso y función que la imagen cumple en un determinado contexto.
La necesidad de una “alfabetización visual” se vuelve más imperiosa aún al considerar la importancia que tiene este código en nuestra cultura al predominar en la vida cotidiana de niños y adultos.
La imagen debe ser considerada como un texto, y por tanto como un conjunto de signos que interactúan entre sí. ¿Cómo produce significado una imagen? ¿Cómo llegamos a comprender una imagen? Cuando vemos una imagen, sucede algo similar a lo que sucede cuando nos enfrentamos a una palabra. Si leemos la palabra “árbol”, y alguien nos pregunta: ¿qué es eso?, nadie dirá que “eso” es un árbol, sino que dirá que es una palabra escrita. Sin embargo, el poder de la imagen puede llegar a hacer que alguien olvide que se encuentra frente a una “imagen de un árbol” y no ante un árbol real.
Para leer la imagen podemos recurrir a nuestros conocimientos sobre la lectura de textos. Hay investigadores que proponen acercarse a la lectura de imágenes estableciendo símiles con la sintaxis lingüística. Así como en la frase puede haber un sujeto o un verbo, también en la imagen podemos buscarlo, reconociendo la acción que está siendo presentada y los actores implicados. Si en el lenguaje especificamos información sobre el contexto de una situación determinada mediante adverbios, en la imagen podemos buscar los elementos que cumplan una función análoga.
Quisiéramos recordar que las imágenes, al igual que las palabras, dicen más de lo que aparentan decir. Toda imagen es polisémica, y sus distintos sentidos se encuentran de manera subyacente entre sus significantes a partir de asociaciones subjetivas, sociales y culturales que se pueden hacer de acuerdo con el contexto en el que se encuentran.
La imagen alcanza el rango de metáfora, articula mensajes implícitos y ya no sólo denota, sino que también connota a través de la asociación de formas, colores, ideas y referentes (mediante un trabajo de decodificación).
La lectura de imágenes en los libros álbum conlleva un nivel de tensión: por un lado el texto obliga a seguir adelante en la lectura lineal. Por el otro, las imágenes invitan a hacer pausas, a observar detalles, a descubrir signos y significados, una pugna entre lo lineal y lo ubicuo.

3. MÁS QUE PALABRAS. LA ILUSTRACIÓN EN LOS LIBROS PARA NIÑOS
La ilustración en un libro para niños puede leerse desde el punto de vista de las relaciones entre texto e imagen y los diferentes niveles de dependencia, las cuales revelan diferentes dimensiones de lectura.
Existe un nivel cooperante en donde la relación es de dependencia imagen y texto escrito. La imagen simplemente ilustra lo que dice el texto escrito, sirve de apoyo, reafirma lo dicho por el texto, vuelve a decir lo que el texto ya dijo, por supuesto que bajo la lectura del ilustrador. En este caso, la ilustración es una copia o traducción del texto escrito: la imagen ilustra lo que dice el texto escrito.
Como ejemplo de nivel cooperante está Loros en emergencia. Una niña llora porque un loro la mordió “¡Me mordió, me mordió! Chillaba y enseñaba un dedito el que salía sangre. (Claro, no decía que le había jalado la cola)
En el nivel operante, la relación es interdependiente y se da cuando ambos lenguajes (imagen y texto) se necesitan mutuamente para completar la historia. Cuando la imagen complementa lo que dice el texto. No puede entenderse la historia sin leer las imágenes, pero tampoco sin leer el texto escrito. Este tipo de relación es la necesaria para el libro álbum. “No hay manera de entender del texto sin mirar la imagen”. 
Un ejemplo de la relación operante entre texto e imagen es Piñatas en donde existe una transformación en piñata del propio protagonista (en la imagen) y el texto solo enuncia las características de la piñata que estaba rompiendo
En el nivel no operante la imagen camina de manera independiente del texto escrito y ofrece información extra no requerida para comprender la historia. La imagen toma “un rol activo en la construcción del relato al proponer segundas lecturas”  no siguiendo estrictamente el hilo narrador del texto escrito dando lugar a otras historias diferentes de la historia narrada por el texto escrito.
Está presente la lectura individual del ilustrador tomando como pretexto el texto “en este tipo de libros. El ilustrador, como primer lector, toma el texto, lo interpreta y en la imagen ofrece datos que agrandan la lectura y la multiplican.
Los niveles y tipo de relación entre texto escrito e imagen no son únicos en los textos para niños. En la mayoría de las ocasiones cohabitan dos de los tipos antes enunciados, no son excluyentes sino que responden a las necesidades del texto y a la lectura del ilustrador.
La relación entre texto e imagen también puede leerse desde el punto de vista del dominio. Si el mayor peso radica en la imagen, existe predominancia de la imagen, pero puede darse el caso contrario en donde el mayor peso recae en el texto y las ilustraciones aparecen de forma esporádica.
En un libro álbum la imagen es portadora de significación en sí misma y en diálogo con la palabra. Ilustración, texto, diseño y edición se conjugan en una unidad estética y de sentido. Nada es dejado de lado, el libro es un objeto artístico cuidadosamente elaborado en todos sus elementos.
Esta especial postura y aporte del libro-álbum lleva a reflexionar sobre su función y clasificación dentro de la literatura en general y de la literatura infantil en específico. Al respecto se ha especulado hipotéticamente sobre su no pertenencia al género literario sino que inaugura una nueva frontera entre literatura e imagen visual.
Se puede poner en debate si el libro-álbum es literatura infantil. Quizás no sea específicamente literatura, tal vez sea un género “otro”. Ni el texto ni la ilustración funcionan solos. Hay una secuenciación que tampoco son los del libro para niños. Hay una serie de códigos que son muy específicos del libro-álbum: cosas dichas en el diseño editorial, en la tipografía, en el uso del espacio. Puede que sea un género diferente o ¿acaso el cine es literatura por utilizar un guión cinematográfico?

No hay comentarios:

Publicar un comentario