Google+ Followers

domingo, 13 de mayo de 2012

Una de la mañana


Una de la mañana, suenas en mi cabeza
Me partes, enredas e inquietas…
 Sigo soñando, sintiendo esta vieja rareza
Olvido, conmigo no te metas

Dame unos días, eso solo pido
Te escucho pisándome los talones…
A veces se siente, triste vencido
Solo Sin ningún tipo de misiones

 Este corazón es solitario
Lleno de sinsabores, desvelado
Soy tu amargo sedentario
Aun el  secreto no he revelado

Dos de la mañana, regreso a la normalidad
Duermo como ayer…
En un mundo irreal, cargado de casualidad
A punto de desfallecer

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

La llorona Luis González Obregón, Las calles de México: Leyendas y sucedidos. Porrúa, México, 1997.

194. La llorona Consumada la conquista y poco más o menos a mediados del siglo XVI, los vecinos de la ciudad de México que se recogían en su...

Entradas populares